Los alumnos de la Escuela de Enología de Requena organizan unas jornadas para valorar la naturaleza a través juegos

Finalmente fueron 90 niños de 8 y 9 años, acompañados de 25 alumnos de la Escuela de Viticultura, quienes disfrutaron de una soleada mañana.

Finalmente fueron 90 niños de 8 y 9 años, acompañados de 25 alumnos de la Escuela de Viticultura, quienes disfrutaron de una soleada mañana.

Por cuarto año consecutivo, los alumnos de la Escuela de Viticultura y Enología de Requena han organizado una jornada de actividades pedagógicas con los alumnos de primaria del colegio Alfonso X El Sabio. Para ello, los alumnos del centro dependiente de la Diputación de Valencia hicieron por un día de profesores, se desplazaron a un paraje de marcado carácter forestal y programaron una entretenida mañana de juegos.

“Empezamos de manera improvisada y nos gustó mucho, porque nos beneficiamos por las dos partes”, señala la profesora del colegio, Dolores Ochando. Este tipo de actividades se enmarca dentro de la filosofía del Módulo de Educación Ambiental, comprometidos en concienciar a los niños de los centros educativos del municipio. Los estudiantes de 1º de Técnico Superior de Gestión Forestal y del Medio Natural organizaron actividades lúdicas para los más pequeños, con el objetivo de que interioricen conceptos y actitudes para valorar y también disfrutar del entorno.

Cada año el tema es diferente, y en esta edición las actividades se centraron en la fauna ibérica. A través de presentaciones, juegos y actividades, los alumnos de la Escuela de Viticultura se pusieron en la piel de los profesores y organizaron una visita a ‘El pie del Telégrafo’, paraje situado en la entrada del municipio.

Finalmente fueron 90 niños de 8 y 9 años, acompañados de 25 alumnos de la Escuela de Viticultura, quienes disfrutaron de una soleada mañana en un entorno forestal aprendiendo conceptos medioambientales, además de respetar y cuidar de la naturaleza. “A los niños les llama la atención ver a estos chicos tan mayores, y a los profesores también porque muchos han sido alumnos del colegio. Es una buena convivencia, les hacen tomar conciencia de lo importante que es la limpieza del campo y su cuidado”, ha contado Dolores Ochando.

Deja un comentario