Editorial: información en tiempos de crisis

ue

Post també disponible en: Valencià

Este jueves hemos vivido quizás una de las jornadas más trágicas y desalentadoras para nuestro país en la que se ha hecho muy difícil encajar unos datos que han vuelto a rompernos el corazón y contribuir a incrementar la tragedia en la que muchos de nuestros conciudadanos se encuentran inmersos.

Ante todo, vaya desde aquí nuestro ánimo y aplauso para todos aquellos que luchan desde diferentes frentes contra el virus; y nuestra solidaridad y también ánimo para todos aquellos que se han visto golpeados por esta tragedia y que han perdido alguno de sus familiares o amigos en una de las peores crisis que no sólo nuestro país, sino buena parte de la humanidad, afrontamos.

Este jueves, 2 de abril, España ha superado la cifra psicológica de los 10.000 fallecidos, concretamente ha llegado a los 10.003 muertos por coronavirus (el 20% de las víctimas mortales a nivel mundial); y ha registrado un nuevo récord de fallecidos por esta enfermedad con un total de 950 personas en las últimas 24 horas. Jornada dura en la que se han contabilizado además 110.238 contagios, frente a los 102.136 del miércoles.

Aquí, en la Comunidad Valenciana, se han detectado 386 nuevos casos positivos, que elevan a 6.308 el total de contagiados, de los cuales 2.175 se encuentran ingresados en el hospital y 379 de ellos en la UCI; todo a unas alturas en las que el virus ya se ha cobrado 443 fallecidos.

Y a este desalador panorama hay que sumarle la peor cifra de la historia para el desempleo en nuestro país, jornada en la que se ha conocido que en el mes de marzo se han perdido casi 900.000 empleos (exactamente 833.979); los mismos que se destruyeron durante seis meses en la crisis de 2008; y en la que además el paro ha aumentado en 302.265 personas en toda España y en un total de 35.565 personas en la Comunitat.

Cifras a las que habrá que sumar en breve los 620.000 afectados por los ERTE’s que en unas semanas se sumarán a las estadísticas. La magnitud de la tragedia del mes se completa también con las 250.000 personas asimiladas a la baja por enfermedad o cuarentena por posibles contagios.

En este difícil contexto podría parecer insignificante la reclamación manifestada por muchos periodistas y medios de comunicación (a los cuales nos sumamos desde aquí) para solicitar una información no sólo más transparente sino también más detallada por parte de alguna de nuestras Administraciones, desde donde no se nos facilita la información que solicitamos o que evitan cualquier tipo de pregunta que pudiera resultar incómoda en estos momentos (peticiones que deberían ser atendidas por mera salud democrática).

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Ahora más que nunca; en estos tiempos de crisis, de situación casi bélica que estamos viviendo se hace más necesario que nunca que los ciudadanos y las ciudadanas podamos estar a través de los medios de comunicación debidamente informados para formarnos una imagen de lo que pasa lo más aproximada posible a la realidad.

Desde la Asociación de Premsa Comarcal Valenciana se ha reclamado esta semana a la Conselleria de Sanitat poder conocer las cifras detalladas en cada uno de nuestras áreas de cobertura de la afectación de la pandemia; unos datos que se han negado con el argumento de que sólo se facilitan las cifras a nivel provincial.

Sin embargo, los periódicos que integramos la Asociación de Prensa Comarcal Valenciana no entendemos por qué no se nos puede facilitar esta información que es fundamental para nuestros ciudadanos. La prensa de proximidad da servicio a sus comunidades locales y comarcales y continúa haciéndolo en circunstancias casi dramáticas en algunas de nuestras pequeñas empresas, pero ahora, más que nunca, somos necesarios y nos debemos a nuestra gente.

La desinformación y la falta de datos en nuestras zonas de cobertura crea miedo e inseguridades; por lo que la mejor vacuna para contrarrestar esto es la información contrastada y oficial que las Administraciones públicas nos pueden ayudar a dar.

Con todo, no queremos acabar estas líneas sin apelar al optimismo que también en estos días que vivimos se hace más necesario que nunca. Y queremos pensar ante la dureza de las cifras de hoy (como desde las autoridades sanitarias nos aseguran) que estamos llegando al pico (más bien a la meseta) de la pandemia y que las cifras, en los próximos días, todo hace pensar que deben mejorar.

Así lo deseamos y esperamos; deseamos que por fin podamos ver los primeros, aunque pequeños, destellos de luz al final del túnel; y esperamos que las negras nubes de tormenta que en días como en el de hoy nos han cubierto de oscuridad y tristeza se conviertan lo más pronto posible en rayos de luz… y de esperanza.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*