El Centro de Salud de Riba-roja necesita mejorar su accesibilidad

La coalición de gobierno en el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria -formado por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida- ha denunciado deficiencias en los accesos y en las instalaciones del actual centro de salud, especialmente por la carencia de rampas de acceso destinadas a las personas minusválidas o de movilidad reducida, además de los carros de bebés gemelos cuyas dimensiones superan con creces la amplitud de las aceras de los alrededores del edificio sanitario.

Las peticiones de estos colectivos afectados se remontan en el tiempo desde hace varios años a la Conselleria de Sanidad que no las ha atendido hasta el momento sin olvidar que la misma administración autonómica instaló un cartel en el mismo emplazamiento en el que anunciaba la construcción de un nuevo ambulatorio en otra parte del casco urbano pero que, año tras año, ha incumplido sistemáticamente. De hecho, las madres de bebés gemelos tienen que trasladarse al propio centro de salud en automóvil ya que los carros son demasiado grandes.

El gobierno progresista de Riba-roja recuerda que el centro de salud entró en funcionamiento en el año 2002 con un proyecto para atender a unos 13.000 habitantes de aquella época sin la perspectiva del aumento poblacional que ha experimentado la localidad en poco más de una década. Las instalaciones, que dependen orgánicamente del hospital de Manises de gestión privada, tampoco se han mejorado a pesar de las múltiples deficiencias, especialmente en el mobiliario existentes en las mismas.

El gobierno local remarca las deficiencias halladas en algunas zonas del mobiliario de estas instalaciones públicas, dependientes del área del hospital de gestión privada de Manises, como son algunas roturas en algunas sillas, falta de espacio para las consultas y problemas para aparcar ya que las instalaciones carecen de esta infraestructura y los usuarios se ven obligados a utilizar los alrededores cuando se desplazan en automóvil.
La coalición de gobierno de Riba-roja ha recordado las carencias halladas cuando en el año 2002 se inauguraron las instalaciones médicas en el interior de un antiguo barranco por culpa de una deficiente gestión urbanística del Partido Popular y los problemas que se generaban en los accesos al mismo y el peligro que, aún hoy, se crean en los alrededores.

Además, el equipo de gobierno ha recordado que en las obras de ampliación del actual centro de salud participó la empresa Pérez Taroncher, propiedad de un amigo del ex conseller de Sanidad, Serafín Castellano, investigado por la justicia valenciana por presuntas irregularidades en la adjudicación de obras y proyectos al frente de diversas carteras que ha gestionado durante sus años en la Generalitat Valenciana.

Así, la empresa constructora del amigo de Castellano resultó adjudicatario de obras en el centro de salud de Riba-roja por valor de más de 227.000 euros, entre las que cabe destacar algunos trabajos como la construcción de una solera de hormigón, perímetro ampliación y zonas ajardinadas; instalación de diverso mobiliario interior y finalización de algunas estancias; trabajos de carpintería e instalación de baldosas o, por último, aplicación de generadores de aire acondicionado y urbanización interna.

El concejal de Sanidad, José Luis López, lamenta que los usuarios del centro de salud «sufren a diario las políticas sanitarias que ha aplicado en los últimos años el Partido Popular con partidas insuficientes para atender las necesidades que en materia de sanidad o servicios sociales tienen las familias de nuestro municipio, sin olvidar que desde un primer momento ya denunciamos las carencias con las que se inició la andadura de este ambulatorio y las adjudicaciones a los constructores amigos el ex conseller».

El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja aprobó a finales del pasado mes de diciembre la exigencia a la Conselleria de Sanidad para la construcción de un nuevo centro de salud en el municipio y nuevas especialidades médicas ante las crecientes demandas y necesidades que en materia sanitaria reclaman los usuarios. De hecho, cabe recordar que actualmente cada uno de los médicos del centro atiende a cerca de 1.700 pacientes, una cifra muy superior a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El centro de salud de Riba-roja está formado actualmente por un total de 42 trabajadores de los que 10 son médicos de familia, otros 4 pediatras y el resto corresponden a enfermeros, auxiliares y personal de la administración.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*