El parque de La Lomiquia de Cheste contará con hoteles para insectos

Hoteles para insectos en el parque de La Lomiquia de Cheste.
Hoteles para insectos en el parque de La Lomiquia de Cheste.

Post també disponible en: Valencià

Desde las concejalías de Medio Ambiente y Parques y Jardines se están llevando a cabo distintas acciones en el parque de La Lomiquia, la zona verde más grande dentro del casco urbano de Cheste. Entre ellas, se han iniciado las tareas de acondicionamiento del estanque y, partiendo de estudios medioambientales, se van a instalar refugios para aves migratorias y murciélagos y hoteles para insectos, en lugar de las jaulas de aves con las que contaba el parque. Durante las próximas semanas se podrá ver una muestra de los hoteles para insectos en el hall del Ayuntamiento, junto a un panel explicativo, para darlos a conocer a la población antes de su instalación definitiva en La Lomiquia.

Tal y como ha explicado el concejal de Medio Ambiente, David Pujals, “los hoteles para insectos son instalaciones creadas por el ser humano para que numerosas especies de artrópodos puedan suplir la falta de refugios disponibles debido a las alteraciones del ecosistema natural. Estos refugios son importantes pues será en ellos dónde se desarrolle la descendencia de estas especies”. 

Los principales ocupantes de estas infraestructuras son insectos, como mariquitas o crisopas, ambas depredadoras de pulgones; o abejas y avispas solitarias. Estas últimas son polinizadoras vitales para que la mayoría de los cultivos fructifiquen. “Sin su labor la humanidad colapsaría”, afirman desde el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento. “Se conoce el declive global de las abejas y, por suerte, existen importantes campañas para proteger estos animales tan beneficiosos para la sociedad”. 

Además, las avispas no necesitan acumular polen o néctar para su descendencia porque sus larvas son carnívoras, con lo que se convierten en valiosos instrumentos de control de plagas como las de orugas de lepidóptero; por ejemplo, la procesionaria del pino, y larvas de otros artrópodos. En definitiva, tanto las abejas y avispas solitarias, como las mariquitas y crisopas son fauna auxiliar, es decir, organismos que benefician al ser humano debido al control biológico de plagas que ejercen y a que polinizan cultivos y ecosistemas, entre otros beneficios.

Cabe destacar que las abejas y avispas solitarias no son animales agresivos como pueden llegar a ser las obreras de las colmenas o avisperos, por lo que la instalación del hotel para insectos no supone un riesgo para la población. “Mientras que las abejas y avispas sociales cuentan con una hembra fértil bien protegida y muchas obreras, las solitarias son independientes y, cada hembra debe cuidar de su descendencia, suponiendo un gran riesgo el jugarse la vida cuando una sola hembra tiene numerosas larvas que sacar adelante”, han explicado los técnicos y técnicas municipales.

Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*