El pleno de Riba-roja reprueba al edil de Podemos y exige su dimisión por «escuchar y difundir otra vez conversaciones privadas»

Una imagen de la última sesión plenaria del consistorio de Riba-roja.
Una imagen de la última sesión plenaria del consistorio de Riba-roja.
Una imagen de la última sesión plenaria del consistorio de Riba-roja.
Una imagen de la última sesión plenaria del consistorio de Riba-roja.

El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado una propuesta del equipo de gobierno —formado por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida— en la que exige la dimisión del portavoz de Riba-roja Pot, Rubén Ferrer, por «escuchar, difundir y manipular otra vez conversaciones privadas en el despacho de Ciudadanos ubicado en las dependencias municipales cuyas paredes lindan con las del grupo de Riba-roja Pot».

La iniciativa del gobierno local se aprobó este lunes con los votos a favor de Ciudadanos y la abstención del Partido Popular mientras que Riba-roja Pot ha rechazado participar en la votación a pesar de que estaban presentes en la sesión plenaria. La moción preveía la reprobación de la conducta del portavoz de esta formación política, la exigencia de rectificación y difusión de las falsedades de Ferrer y, por último, su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria.

El texto de la moción plenaria refrendada explica los hechos que han motivado la solicitud de dimisión y recuerda que los mismos sucedieron el pasado viernes, 5 de mayo, en las dependencias del ayuntamiento cuando el portavoz de Riba-roja Pot, Rubén Ferrer, reincidió en sus actos «al escuchar, difundir y manipular, desde su despacho municipal, conversaciones de diferentes concejales en el despacho contiguo de Ciudadanos». Posteriormente, Ferrer, difundió en un vídeo la reunión celebrada en el citado despacho cuyo contenido, según la moción, «avergüenza a los miembros de esta corporación».

Estos hechos se añaden a los que ocurrieron a finales del pasado mes de enero cuando el edil de Riba-rdoja Pot reconoció en los medios de comunicación «haber escuchado, grabado y difundido desde su despacho una conversación, no sólo difundiendo sino mintiendo sobre lo que supuestamente había escuchado con anterioridad». La actitud del portavoz «es reincidiendo en una actitud impropia y reprobable para un concejal de esta corporación» ya que éstas deberían ser «intachables en cuanto a su comportamiento moral y ético». 

Los partidos políticos firmantes de la moción añaden que el ayuntamiento «como casa del pueblo» es el lugar donde los representantes elegidos democrática y legítimamente en su municipio «realizan la actividad política para el bien de los ciudadanos».  

El equipo de gobierno ha lamentado la posición adoptada por el Partido Popular «al evitar pronunciarse sobre unos hechos tan graves de espionaje en un espacio público y para eso adujeron que se trataba de una moción de urgencia sin recordar que a lo largo de esta legislatura hemos aprobado propuestas urgentes del PP; sin embargo, parece que se trata de una estrategia estudiada para continuar ejerciendo la pinza entre el PP y Riba-roja Pot a la que nos tienen acostumbrados».  

El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria aprobó, a mediados del mes de febrero, la constitución de una comisión de investigación sobre los hechos ocurridos en el interior del consistorio con un carácter «político e informativo» que no sustituye al procedimiento judicial iniciado tras la denuncia de Ciudadanos. Se trata de una comisión de investigación especial sobre un asunto concreto y que se extinguirá «una vez se haya dictaminado o informado sobre el asunto que constituye su objeto, salvo que el acuerdo plenario que las creó dispusiera otra cosa diferente».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*