El PSPV asegura que Llíria ha retirado la gestión del PAI de la Sima por el retraso de las obras

El PSPV de Llíria ha denunciado que un nuevo programa de actuación integrada (PAI) se ha vuelto a paralizar después de que el pleno del ayuntamiento edetano retirase por unanimidad la gestión del plan de la Sima a causa de los reiterados incumplimientos por parte de la empresa urbanizadora que ha sido incapaz de cumplir con los plazos de entrega de las obras y hallarse inmersa, además, en un concurso de acreedores.

El PSPV recuerda que se trata del cuarto plan urbanístico que en el plazo de medio año, aproximadamente, se ha paralizado en la capital del Camp de Túria tras los correspondientes a la UE14, la UE18 de Monteblanco y, por último, el PAI de Sant Vicent. En la mayoría de los casos las causas de las resoluciones de los contratos se deben al incumplimiento de los plazos de entrega de las obras de urbanización y a la entrada de las promotoras en fase de liquidación por concurso de acreedores.

El pleno del Ayuntamiento de Llíria aprobó por unanimidad resolver el contrato que unía a ambas partes por incumplimiento de los plazos de ejecución de las obras -en este caso debían estar finalizadas desde julio de 2013-, abandono de las mismas por un periodo continuado de seis meses y la entrada de la promotora en fase de liquidación por concurso de acreedores, todas ellas razones suficientes para retirar la condición de agente urbanizador a la citada mercantil. Las obras de urbanización estaban valoradas en 1.785.753 euros y ejecutadas al 91’88%.

El PSPV ha subrayado que el acuerdo plenario aprobado contempla que en el plazo de quince días los servicios técnicos municipales deberán estudiar la liquidación del contrato tras haberse incautado de los 151.000 euros correspondientes al aval bancario además de analizar si la promotora ha incurrido en una infracción urbanística prevista en la Ley Urbanística Valenciana (LUV) que lleva aparejadas multas de entre 600 y 6.000 euros y la prohibición de contratar con la administración.
Los técnicos municipales deberán cuantificar también sobre los daños y perjuicios que el incumplimiento del acuerdo entre ambas partes ha provocado para la administración de Llíria y, por último, informarán sobre la posibilidad de que las obras pendientes de ejecución en la Sima se adjudiquen a otra mercantil -según el procedimiento legal previsto- o en su caso que el propio ayuntamiento asuma directamente su realización definitiva sobre un suelo calificado de urbano residencial en un área con viviendas unifamiliares consolidadas en el plan general urbanístico.

El candidato socialista a la alcaldía, Manuel Civera, ha destacado que esta nueva paralización de un PAI «certifica la política urbanística que se ha llevado a cabo durante los últimos años en el término municipal por parte del Partido Popular con graves deficiencias en servicios municipales en muchas áreas residenciales de Llíria a las que hay que añadir los graves problemas que tienen muchas de esas familias propietarias de terrenos y de viviendas para pagar las cuotas de urbanización que les reclaman las empresa que llevan a cabo las obras».

Civera aboga por un urbanismo «basado en el consenso, en el diálogo y en la participación entre todas las partes implicadas en este asunto tan importante para el desarrollo y el bienestar de nuestros vecinos como son el ayuntamiento, las empresas promotoras de las obras de urbanización y, por supuesto, los dueños de las viviendas a las que les faltan servicios muy importantes desde hace años».

Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*