La asociación Acaronar revisa el acogimiento y la adopción en un coloquio celebrado en Alzira

Según informó este periódico en su edición impresa, la asociación Acaronar, con sede en La Hoya de Buñol-Chiva, ha considerado oportuno revisar la mirada del acogimiento y la adopción, e incluso por qué no, reconocer cierto fracaso del mismo después de cooperar a nivel estatal, participar en el anteproyecto de Ley de la Infancia, y asesorar a cientos de personas que han acogido en estos 20 años. Así, el pasado viernes 28 de junio aconteció en Alzira el coloquio sobre el acogimiento familiar moderado por Ricardo Casadó, responsable de la Red de Oficinas del Acogimiento Familiar.
Para Acaronar, es oportuno «emancipar a las personas que colaboran acogiendo o adoptando a menores desprotegidos, darles mayor participación y que dejen de ser sujetos pasivos en esta tarea protectora». Para lograrlo, anuncian que desde sus oficinas se ayudará a «que la ciudadanía pueda desarrollar sus propios proyectos personales o grupales de colaboración (acogimiento, adopción, voluntariado en centros); se promoverán acciones como grupos de apoyo y discusión, campañas; y se tratará de que la entrada al sistema de tantos ciudadanos que colaboran de una u otra forma se haga desde un rol activo y responsable que mejore desde el inicio esta interesante práctica protectora compartida», tal como han detallado.
El coloquio en Alzira se completó con la proyección de la película La Vergüenza, de David Planell, que se centra en una jornada en la que una pareja recibe la visita de un Técnico del servicio de protección. Después de 8 años acogiendo a un niño aparecen dificultades que obligan al debate sobre idoneidad o no de continuar con el niño.
«Nuestras Oficinas del Acogimiento Familiar prestan un servicio de apoyo al desarrollo de proyectos familiares o personales de colaboración en el sistema de protección a la infancia (adopción, acogimiento, voluntariado en centros) de una manera responsable y con pleno conocimiento de los actores de cómo puede ser su proyecto, con quiénes van a colaborar, para quién van a trabajar de forma que esta particular y compleja experiencia de ayuda no suponga un proyecto frustrante o desconcertante para ellos y, sobre todo, para los menores con los que se vinculan», añade Casadó.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*