La Consellera Isabel Boning anuncia que la planta de tratamiento de residuos de Llíria estará operativa en octubre

La consellera escucha atentamente las explicaciones. tc.c
La consellera escucha atentamente las explicaciones. tc.c

La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha anunciado que «la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de la localidad de Lliria estará en funcionamiento el próximo mes de octubre». Bonig ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la visita realizada a las obras de esta instalación y la clausura de las actuaciones de sellado y restauración ambiental del antiguo vertedero. Durante la visita, la consellera ha estado acompañada por el presidente del Consorcio de Valencia Interior, Javier Cervera y el alcalde de la localidad de Llíria.
La consellera ha resaltado que con estas dos actuaciones se pone de manifiesto la evolución que se ha producido en la gestión de residuos en la Comunitat. «Por un lado, teníamos un vertedero totalmente incontrolado que gracias a la gestión del Consell se ha recuperado el área que ocupaba y ahora además se está construyendo la nueva planta de tratamiento de residuos, muestra de la apuesta decidida de la Generalitat por dotar a toda la Comunitat Valenciana de las infraestructuras necesarias para dar una solución definitiva a la gestión de residuos», ha asegurado.
«Desde el Consell -ha continuado Bonig- se ha realizado un gran esfuerzo para lograr este objetivo, estableciendo la planificación, impulsando la construcción de las instalaciones necesarias y planteando las mejores soluciones a los problemas que han ido surgiendo».
«Así, en el período 2007-2012 se han puesto en marcha en diversas zonas de la Comunitat cinco nuevas plantas de tratamiento y cinco nuevos vertederos y en la actualidad se encuentran en construcción, dos instalaciones más, la de Manises y ésta que hoy visitamos, por lo que se está avanzando mucho para completar el mapa de los residuos de la Comunitat», ha explicado Bonig.
La planta de tratamiento de residuos de Lliria forma parte de las instalaciones del Plan Zonal VI, VII y IX, que comprende las comarcas del Camp del Túria, Serranos, Plana de Utiel-Requena, Hoya de Buñol-Chiva y Rincón de Ademuz. Concretamente esta planta dará servicio a los municipios de las comarcas de Camp de Turia y de Los Serranos.
Contará con una capacidad máxima de tratamiento de 110.000 toneladas anuales de residuos urbanos y 3.000 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Además de residuos urbanos mezclados, gestionará la fracción orgánica procedente de recogida selectiva y residuos vegetales de parques y jardines, así como residuos voluminosos.

Cerca de 1.460.000 euros para sellar el vertedero

Además de la planta de residuos, la Consellera ha clausurado las obras de sellado y restauración ambiental del antiguo vertedero de Lliria. Una actuación que ha supuesto una inversión cercana al 1.460.000 euros por parte de la Generalitat y financiada en un 32% por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente».
Bonig ha destacado la importancia de este tipo de actuaciones y ha asegurado que «no se trata de una actuación aislada, sino que forma parte de la política de sellado y restauración de vertederos que viene desarrollando la Generalitat, a lo largo de estos últimos años, con actuaciones en 7 municipios que han supuesto una inversión global de más de 7.850.000 de euros».
Isabel Bonig ha destacado que proceso de sellado de un vertedero de residuos representa una actuación medioambiental necesaria y beneficiosa para el medio ambiente ya que se consigue la recuperación de un espacio degradado y su integración en el entorno, obteniendo al fin una zona revegetada y reforestada susceptible de otros usos futuros.
«Al sellarse un vertedero -ha explicado la consellera de Infraestructuras y Medio Ambiente- se evita, además, el vertido de efluentes líquidos contaminantes reduciendo al máximo el riesgo de contaminación del suelo y de las aguas superficiales».
«Al mismo tiempo, se recupera el espacio que estaba ocupando este vertedero ya que dentro de las actuaciones de sellado, se incluye la correspondiente integración paisajística mediante revegetación con flora autóctona, eliminando así el nocivo impacto visual que esta instalación supone», ha destacado Bonig.
El sellado de un vertedero consiste en el aislamiento de los residuos del mismo, mediante una serie de capas impermeables adecuadas, para que no entren en contacto con el medio ambiente y no produzca contaminación.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*