Más de un centenar de vecinos y vecinas de Cheste asisten a las protestas por la crisis del sector agrario

Post també disponible en: Valencià

Esta mañana cerca de 800 tractores y unos 6.000 manifestantes han colapsado Valencia para protestar por los bajos precios en origen de los productos agrícolas y ganaderos. El sector agrario de Cheste también ha estado presente en la manifestación con cerca de 150 vecinos y vecinas de la localidad que han acudido a la capital a reivindicar medidas para que los precios que perciben por sus productos cubran al menos los costes de producción.
“Esta manifestación recoge las reivindicaciones de los agricultores y agricultoras de toda España en cuanto a precios dignos y condiciones favorables para el desempeño de la actividad agrícola”, apuntaba el concejal de Agricultura, Francisco Llorens. “El sector agrario de Cheste ha apoyado masivamente esta manifestación en defensa de su modo de vida y desde el Ayuntamiento apoyamos sus reivindicaciones y nos comprometemos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que lleguen a concretarse medidas efectivas para el campo”.
“Sin agricultura no hay futuro en los pueblos”, “La agricultura no se tira a la basura” o “L’Agricultura és cultura i no un esport d’aventura”, son algunos de los lemas que se han podido ver durante el recorrido que ha comenzado en la plaza San Agustín sobre las 11 horas y ha atravesado las principales arterias del centro para finalizar ante la delegación del Gobierno.
“Hay que devolver la dignidad al campo. La agricultura es educación básica. De ella depende la soberanía de los pueblos. Si un país no puede garantizar los recursos agrícolas está perdido”, ha señalado la concejala Mª Ángeles Llorente durante el recorrido. “Hay que derogar acuerdos internacionales de libre comercio que perjudican al campo español, intervenir en las políticas de precios y generar políticas que permitan a los agricultores la supervivencia del mundo rural”.
Por su parte, el concejal José Vicente Guijarro ha puesto el acento en el dumping y en los márgenes de beneficio de los intermediarios. “En la Comunidad Valenciana sabemos lo que ha perjudicado la entrada de naranja sudafricana sin pasar los controles sanitarios a los que se somete el producto valenciano; todo esto, más los precios que los intermediarios negocian para obtener una plusvalía que no les corresponde, ha redundado en que el campo valenciano y el español esté a punto de llegar a desaparecer”.
“Desde el área de Medio Ambiente, de la que soy responsable en el Ayuntamiento, tengo que destacar que cuidar de la agricultura es el primer paso para luchar contra el cambio climático; qué se planta, cómo se planta y cómo se cuida es decisivo”, destacaba el concejal David Pujals.

Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*