Opinión. La prensa de proximidad, un bien esencial en riesgo

Post també disponible en: Valencià

Esta crisis sanitaria sin precedentes, en la que todos estamos inmersos, nos llega en el peor momento. Los medios de información impresos y digitales, y en nuestro caso, principalmente la prensa de proximidad, que es el gran colectivo que representa AMIC, viene de unos años muy duros en que estamos sufriendo la transformación de nuestro negocio , ajustando plantillas, haciendo muchos sacrificios, o invirtiendo en nuevos modelos, buscando respuestas difíciles a un futuro incierto.

Ahora que en la fragilidad, íbamos encontrando el equilibrio y la viabilidad por nuestros medios, nos llega este bache que pone en grave peligro todos los sectores, y muy especialmente el nuestro y con él, miles de puestos trabajo.
 
No hay duda de que somos un verdadero servicio público a la ciudadanía, a nuestras comunidades. Siempre hemos dicho que nuestra riqueza radica en la diversidad y la proximidad. Las ciudadanas y ciudadanos necesitan saber qué pasa cerca de él, con información contrastada, veraz y elaborada por profesionales que saben hacer su trabajo, y conocen de primera mano la realidad. Lo saben los ciudadanos y lo saben los colectivos, las entidades sociales, deportivas y culturales, lo sabe el comercio y las empresas de servicios de proximidad, lo saben los Ayuntamientos y las Instituciones, pero ahora qué?

Y aquí se nos presenta la gran contradicción: somos imprescindibles como instrumento para que los ciudadanos y ciudadanas de este país, de nuestros pueblos y ciudades, disfruten del derecho de la información, se sientan acompañados y arraigados a una comunidad que no les deja solos, que ahora más que nunca, les explica que lo que pasa. Y nosotros, tenemos el deber y la obligación de no parar, de doblar los esfuerzos como lo estamos haciendo, poniéndonos al servicio de las autoridades sanitarias, de las instituciones y de las empresas de servicios.

Ahora se nos ha girado más trabajo, el incremento del consumo de medios de información digitales estos días, es espectacular. Y lo hacemos en condiciones difíciles, con nuestras redacciones trabajando desde casa, la producción alejada unos de otros, con graves problemas de impresión y distribución, pero lo hacemos con la convicción de que es necesario, con vocación de servicio y estimación por nuestro trabajo. La ciudadanía estos días se informa más que nunca a través de nuestros medios, somos su principal fuente de información en frente de la infoxicación de las fake news, que tienen su plataforma de distribución en las redes sociales.
 
Pero por otro lado, la economía, el motor que genera recursos, se ha detenido y por nosotros del todo. Los ingresos de publicidad han caído drásticamente de un día para otro. Un estudio realizado recientemente por la consultoría J3B3 Económicos, es dramático y revelador, se ha hecho a trescientos comercios de todos los sectores y en dos fases, la primera durante la primera fase de la pandemia, del 1 al 15 de marzo, y la segunda cuando se decretó el estado de alarma. La facturación del comercio urbano ha caído en la primera fase un 30% y en la segunda un 90%. Todos los subsectores paran las ventas, incluso la alimentación que cae un 47%, y lo que se desprende también, es que una buena parte de pequeñas empresas y autónomos que no tenían liquidez suficiente para cubrir los costos básicos, tal vez ya no subirán la persiana.

Ante este panorama el sector pide con carácter de urgencia y para mejorar la liquidez y financiación a corto plazo:

Que se nos considere un sector básico y estratégico, como reconoce la ley, afectado de lleno por esta crisis sanitaria del COVID19, igual como por ejemplo lo es la restauración o el turismo. Nosotros debemos seguir trabajando sin ingresos. Que lo consideren las diversas administraciones, y los diversos actores sociales patronales, sindicatos, etc. de cara a pedir ayudas.

Suspender de forma inminente y por un plazo no inferior a tres meses, el pago de impuestos y cotizaciones de la Seguridad Social para empresas y autónomos.

Agilizar los trámites de los ERTE por causa mayor, sin interpretaciones ni restricciones.

Una moratoria en el pago de crédito, sobre todo en el retorno de capital.

Créditos de bancos con garantías públicas, agilizar la tramitación y concesión y relajar sus parámetros de riesgo.
 
Ayudas a la reactivación de la actividad para cuando se inicie la recuperación.

Acelerar el pago de subvenciones concedidas y campañas publicitarias institucionales y, por este año, ampliar los importes de las ayudas.

Agilizar y no congelar los trámites para las ayudas estructurales del 2019 y abrir los de proyectos.

Exigimos que la administración tanto Ayuntamientos como Generalitat, Diputaciones, Consejos Comarcales y organismos públicos, utilicen los medios de información como vehículo de comunicación y publicidad, incrementando las inserciones que ayuden a paliar la falta y caída de publicidad privada. Esto por otra parte, será una prueba de su compromiso con la libertad de prensa.

Para que el bienestar de una democracia de calidad se basa en la libertad de prensa y el derecho a la información libre y plural. Los medios de proximidad, así lo garantizan.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*