Riba-roja celebra el 30 aniversario de la fundación del Centro Ferroviario Vaporista con casi 2.000 visitantes

Riba-roja celebra el 30 aniversario de la fundación del Centro Ferroviario Vaporista con casi 2.000 visitantes.
Riba-roja celebra el 30 aniversario de la fundación del Centro Ferroviario Vaporista con casi 2.000 visitantes.

Post també disponible en: Valencià

El Parc Maldonado reúne a los amantes del tren de 13 ciudades de España

En noviembre de 1989 se fundó el Centro Ferroviario Vaporista de Riba-roja de Túria sobre los terrenos que en su día se donaron al ayuntamiento como suelo dotacional y que hoy en día son el Parque Maldonado en el que se aúnan el mobiliario de un recinto lúdico dedicado a los más pequeños y la pasión por las locomotoras en la que participan jóvenes y mayores a partes iguales. 

El Centro Ferroviario de Riba-roja se constituyó en noviembre del año 1989 con el objetivo de dar rienda suelta al amor que una serie de personas de esta localidad tenían por los trenes y las locomotoras de cinco pulgadas, un ancho establecido en los más de 15 parques que hoy en día existen en toda España cuyos integrantes están en contacto permanente para intercambiar experiencias, novedades tecnológicas y los avances que en este ámbito se produce periódicamente. 

A lo largo de este pasado fin de semana en Riba-roja, entre 1.800 y 2.000 visitantes han podido comprobar la espectacularidad de estas locomotoras y sus vagones capaces de arrastrar a cuestas a más de 20 personas gracias a las fuerzas de sus motores impulsados por el vapor, principalmente, y por unas baterías potentes que sirven para que los pasajes contemplen el paisaje del circuito, rodeado de una flora autóctona que emerge por su belleza y con un estanque de agua que aumenta el valor del parque. 

El circuito del tren de Riba-roja de Túria recrea con precisión milimétrica todos los rasgos y aspectos con que cuenta cualquier estación de ferrocarril en la realidad. Semáforos, jefes de estación, talleres de reparación de maquinaria, mecánicos y personal de ferrocarriles sirven para ambientar la llegada de los visitantes y pasajeros que cada domingo se dan cita –de 11 a 13:30 horas- en el parque Maldonado. A diferencia de otros parques de España, el ferrocarril de Riba-roja está acotado y vallado con una puerta de acceso para dotar de mayor seguridad a los visitantes. 

En esta ocasión, el 30 aniversario del Centro Ferroviario de Riba-roja ha reunido a decenas de integrantes de otros centros ferroviarios llegados de otros puntos de España, como el caso de Zamora, Iraeta (Bilbao), Huesca, Cornellà, Reus, Málaga, Córdoba, Madrid, Galapagar, Collado-Villalba, Les Franqueses del Vallès, Palau Plegamans, Benicàssim y Torrellano. En total, cerca de 100 asociados entre los integrantes del Centro de Riba-roja y los de otras ciudades.  

Las actividades del Centro Ferroviario de Riba-roja no se reducen únicamente a las horas dominicales establecidas en el protocolo, sino que a lo largo del año se dedican también a las visitas de los colegios que así lo solicitan. Entre los martes y los jueves de cada semana, un centro educativo asiste al parque Maldonado para deleitarse con las locomotoras y los trenes, a las explicaciones de los expertos ferroviarios y al transcurrir de un mañana en la que pueden tomar su picnic en la frondosidad de los árboles que se levantan en uno de sus laterales. 

El perfil de los integrantes no entiende de estratos sociales ni profesionales. Desde de un violinista de primer nivel de una orquesta de renombre, hasta un catedrático de universidad, pasando por un tornero o un albañil. Al final, a todos ellos les une un nexo común ineludible en su vida: la pasión por las locomotoras y la posibilidad de experimentar y avanzar con ellas en su tiempo libre. 

El presidente del Centro Ferroviario Vaporista de Riba-roja, Fernando Pérez, explica que esta actividad “consiste, como decimos nosotros, en jugar al tren, sentarse en una locomotora que hemos terminado de montar, unir los vagones, las piezas y que la gente pueda sentarse en ellas, con la potencia de transporte adecuada es la mayor satisfacción que podemos experimentar; ese es nuestro mayor reto cada día”. 

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, ha subrayado “la gran labor que realizan los miembros del Centro Ferroviario de nuestro municipio, con un empeño y una dedicación admirable ya que son una parte importante en la vida lúdica y social sino una seña de identidad que se encarga de extender el buen nombre de Riba-roja por otras ciudades y un reclama de primera magnitud para atraer visitantes y curiosos del tren”. 

Be the first to comment

Deja un comentario