Riba-roja devolverá el precio de la placa de los vados de los últimos 4 años por no estar regulados por tasa

Con la entrada de la nueva normativa de octubre de 2016, los establecimientos de hostelería pueden ocupar la vía pública a través de una regulación municipal.
Con la entrada de la nueva normativa de octubre de 2016, los establecimientos de hostelería pueden ocupar la vía pública a través de una regulación municipal.
Con la entrada de la nueva normativa de octubre de 2016, los establecimientos de hostelería pueden ocupar la vía pública a través de una regulación municipal.
Con la entrada de la nueva normativa de octubre de 2016, los establecimientos de hostelería pueden ocupar la vía pública a través de una regulación municipal.

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria devolverá el importe de las placas de los vados ubicados en los garajes y almacenes ubicados en el casco urbano y en el resto del término municipal después de que un informe técnico municipal alertase de la ilegalidad de la misma que se remonta a la gestión del PP al no estar recogida en la ordenanza fiscal reguladora sobre entrada de vehículos a través de las aceras y reservas para minusválidos, aparcamiento, carga y descarga de mercancías de cualquier clase, tal como han informado fuentes municipales.

El informe municipal subraya que desde la entrada en vigor de la ordenanza sobre ocupación de vía pública y vados en 2008 se han procedido a realizar liquidaciones económicas por parte del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria «en concepto de la tasa por entrada de vehículos a través de aceras y reservas de la vía pública sin estar dicho concepto cuantificado en la ordenanza fiscal reguladora de dicha tasa» a pesar de que «sí se relaciona el concepto como tal pero no está establecido el importe correspondiente al mismo y, por tanto, no se ajusta a derecho».      

La ley general Tributaria prevé que la administración «podrá revocar sus actos en beneficio de los interesados cuando estime que infringen manifiestamente la ley cuando  circunstancias sobrevenidas que afecten a una situación jurídica particular pongan de manifiesto la improcedencia del acto dictado». Sólo se podrán devolver los vados instalados en los últimos cuatro años, periodo fijado como máximo por la actual ley en materia de prescripción.

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha iniciado ya las labores para localizar y cuantificar el número de personas y propietarios de vados afectados por este cobro ilegal de los vados con el objetivo de proceder a la devolución de los importes económicos ingresados por las arcas municipales.

El consistorio ha concedido, además, un plazo de audiencia de diez días a los interesados en los expedientes para que en el citado plan puedan presentar las alegaciones pertinentes previas a la devolución efectiva de los importes que el Ayuntamiento de Riba-roja cobró por la instalación de vados, tanto los que se instalaron en primera instancia como en posteriores renovaciones de los mismos.

Paralelamente, el ayuntamiento devolverá también el importe cobrado a los propietarios de los bares y establecimientos de hostelería en materia de señalización de las áreas reservas para terrazas y cenadores, cuantificado en 174’73 euros ya que el importe correspondiente no quedó correctamente reflejado en la ordenanza reguladora que entró en vigor en octubre de 2016.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha expresado la voluntad del actual gobierno «de ajustarse escrupulosamente a los informes técnicos municipales que han dictaminado que los importes económicos que se cobraron en su momento no están reflejados en la normativa municipal, por ello les devolveremos las cantidades que a cada cual le correspondan». 

Raga ha añadido que el gobierno municipal «está trabajando ya en solventar las anomalías detectadas en las ordenanzas reguladoras para que no exista ningún tipo de inseguridad jurídica en la labor del ayuntamiento ya que se trata de un sector que durante muchos ha estado absolutamente olvidado y abandonado por el Partido Popular, ya que la regulación de las terrazas y la vía pública para que la hostelería pudiese instalar cenadores era un problema que arrastraban y que, por ello, querían una rápida y eficaz ordenación municipal». 

Con la entrada de la nueva normativa de octubre de 2016, los establecimientos de hostelería pueden ocupar la vía pública a través de una regulación municipal y, además, se evita el aparcamiento de vehículos en la zona reservada para ello con el pago de una tasa económica, a falta de incluir próximamente la tasa fiscal correspondiente al coste de la pintura para la señalización de la vía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*