Miguel Pinach: «Nuestro reto es aplicar el programa electoral en el que se define nuestro modelo económico»

El alcalde, Miguel Pinach. tc.c

— PREGUNTA: ¿Cuál es el balance que realiza de este primer año de la legislatura?
— RESPUESTA: El balance de este primer año lo consideramos positivo a pesar de enfrentarnos a una situación de crisis desconocida en la historia reciente de España. Estamos trabajando con la perspectiva de atención a nuestros ciudadanos y siempre con la vista puesta en los recursos que desde otras Administraciones nos puedan llegar. No obstante, desde el equipo de gobierno y con la ayuda del equipo humano del Ayuntamiento hemos realizado un importante esfuerzo de control financiero para poder optimizar los escasos recursos de los que disponemos.
— ¿Cómo subsiste un consistorio como el de Alborache en una coyuntura tan delicada?
— Buena pregunta. Siempre es importante para una Administración saber cuál es su techo de gasto, pero en las circunstancias actuales lo es más. Desde el equipo de gobierno, con la ayuda de los técnicos, hemos estudiado y analizado la situación real de nuestro municipio y hemos elaborado un Presupuesto ajustado a los ingresos y derechos reales de nuestro Ayuntamiento, ajustando en partidas que consideramos como menos prioritarias y eliminando prácticamente las inversiones a excepción de las que se puedan realizar con subvenciones de otras Administraciones. Esto nos ha permitido seguir manteniendo la partida destinada a gasto social, atención a mayores y seguir colaborando con las distintas asociaciones que forman el tejido social de Alborache y que a su vez también desempeñan una importante labor social y cultural.
— ¿Se ha visto condicionada su gestión por la crisis ?
— Por supuesto que se ha visto condicionada. Al igual que el resto de Administraciones y ciudadanos, cuando los recursos se minoran y es necesario mantener unos servicios y unas atenciones ciudadanas nos vemos obligados a la optimización de los mismos. Esto nos conduce directamente a un control del gasto y un estudio de los recursos disponibles para poder aplicar en la medida de lo posible las actuaciones de control y reducción de costes. Hemos actuado en varios ámbitos. Como ejemplo podemos poner el control de consumo y la reducción del alumbrado público. Se ha controlado el consumo y apagado farolas de forma ordenada sin que esto haya supuesto merma en la calidad del servicio. También hemos firmado un convenio con Diputación para acogernos a través de su central de compras a un programa de ahorro energético en edificios de titularidad municipal que supondrá un importante ahorro y que está financiado en una parte muy importante por la Diputación de Valencia. Creo que con esto ya hemos puesto en conocimiento de nuestros ciudadanos cuál es nuestra línea de actuación.
—¿Qué iniciativa es la que destacaría de las puestas en marcha este año?
— Yo me atrevería a calificar este primer año como de atípico. Recién constituidos los ayuntamientos nos encontramos con un adelanto de las elecciones generales, motivado por una situación de crisis negada por el gobierno socialista que nos ha llevado a todos a una situación extrema. Con la entrada del nuevo gobierno y hasta que éste no ha puesto en marcha medidas como el plan de pago a proveedores hemos estado viviendo un período de incertidumbre. Creo que esta iniciativa del gobierno de España ha sido un acierto y lo más destacado hasta ahora, ya que ha permitido a los ayuntamientos afrontar el pago de facturas pendientes y la regularizar su estado financiero, elaborando planes de ajuste y de control del gasto que van a repercutir de forma positiva en los ciudadanos. Además, creo que esta medida tiene un gran calado social desde el momento que pone en circulación una muy importante cantidad de millones de euros que ha ido a parar a manos de pequeñas empresas y autónomos dando un importante inyección de liquidez a éstos.
— ¿Cuál es la situación económica actual del consistorio?
— En este momento, y después de acogernos al plan de ajuste, la podríamos calificar de estable. Estamos en una situación que nos permite afrontar los gastos que se van generando en el día a día y atender las necesidades y los servicios que estamos prestando sin tener problemas de pago. Hemos seguido manteniendo servicios como la escuela municipal infantil de 0 a 3 años, hemos atendido a nuestros mayores a través de los servicios sociales mancomunados y respaldado nuestra ordenanza de ayuda a domicilio a pesar de la crisis. En ningún momento nos hemos propuesto minorar el presupuesto de atención social. Nuestro nivel de deuda está muy por debajo del legalmente establecido para las Administraciones locales, a pesar que desde la oposición se intente dar una imagen de nuestro ayuntamiento que no se ajusta a la realidad y que en nada nos beneficia como municipio
— ¿Cuáles son los grandes retos para esta legislatura?
— En este momento nuestro gran reto es aplicar nuestro programa. En él pensamos que definimos cuál es el modelo que queremos de desarrollo económico, apostando por una industria local y por el desarrollo de suelo industrial que permita el establecimiento de nuevas iniciativas industriales. En la legislatura anterior apostamos por un desarrollo de nuestro tejido turístico y nuestro entorno natural. No obstante, nuestro empeño y nuestra meta es seguir trabajando por nuestro pueblo y por nuestros ciudadanos y ciudadanas como hasta ahora lo hemos venido haciendo, con el mismo rigor y entrega. No podemos permitir que las circunstancias nos hagan desfallecer, estaríamos faltando al compromiso adquirido el día que aceptamos el reto de gobernar.
— ¿Cómo calificaría el comportamiento de la oposición?
— Creo que esta pregunta tiene trampa. Durante este primer año nos hemos encontrado con un grupo socialista formado por personas distintas a las de la legislatura anterior y con estilos distintos. Desde el equipo de gobierno hemos tratado y tratamos siempre de actuar con rigor y con el máximo respeto dentro y fuera del Ayuntamiento. No obstante, la relación mantenida hasta ahora va poco más allá de la que se desarrolla dentro de los órganos colegiados y de gobierno. Por nuestra parte estamos abiertos como siempre al diálogo y actuamos con total transparencia, dando cuenta de nuestra gestión y actuando siempre con una sola meta: la de dar a nuestro pueblo los mejores servicios y las máximas prestaciones según nuestras posibilidades.
— ¿Está satisfecho con el trabajo desarrollado por su equipo?
— Por supuesto que lo estoy. Se está trabajando mucho y en condiciones no tan favorables como en anteriores legislaturas. Hemos formado un equipo en el que hay miembros con experiencia en la tarea de gobierno y nuevas incorporaciones con preparación más que acreditada para el desempeño de sus responsabilidades. Creo honestamente que es un gran equipo con un gran potencial humano y gran capacidad de trabajo. Mi nota es de sobresaliente, pero siempre con el condicionante de mejorar, porque eso es lo que se espera de nosotros.
— ¿Qué papel le concede usted a las Administraciones públicas en su proyecto de futuro?
— Para los municipios y en particular para los pequeños como Alborache, el papel de la Administración autonómica y de forma muy especial el de la Diputación es imprescindible. En tanto no cambie el modelo de financiación de las Administraciones locales, todas y en particular las pequeñas necesitamos de éstas para poder acometer obras de infraestructura e inversión. Sin la financiación que nos aportan no las podríamos acometer. Desde el PSOE se ha criticado e incluso cuestionado la continuidad de las diputaciones y ahora, en las circunstancia actuales, es la Diputación el órgano que ha mostrado mayor sensibilidad.
— ¿Qué le diría a aquellas familias de Alborache que lo están pasando realmente mal?
— No me gustaría contestar a esta pregunta con palabras huecas. Pero en este momento lo único que de forma sincera les puedo decir es que desde el Ayuntamiento estamos trabajando dentro de nuestras competencias y de nuestra capacidad para intentar paliar la situación actual. Hemos creado una bolsa de trabajo para poder suplir las posibles bajas de personal, ajustándonos al marco legal actual. Hay que poner de manifiesto que desde la aplicación del DL 8/2010 del gobierno de Zapatero estamos obligados a la congelación de plantillas y a la bajada de sueldo de los funcionarios, por tanto resulta prácticamente imposible la contratación de personal. Pero creo que con las medidas adoptadas por el gobierno de Rajoy y a pesar de la coyuntura internacional, la situación irá mejorando. Creo que hay que ser optimistas y generar la confianza necesaria para entre todos salir de esta situación.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*