Riba-roja de Túria cumple con los plazos legales vigentes y paga a 27 días a las empresas proveedoras del ayuntamiento 

Post també disponible en: Valencià

El equipo de gobierno da cuenta al pleno municipal de los datos económicos registrados en la localidad durante el segundo trimestre del presente año 2023 

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria abona las facturas en un plazo medio de 27 días a las empresas proveedoras de la localidad y, por tanto, cumple con el periodo de pago establecido actualmente en la legislación vigente. El equipo de gobierno del PSPV en el consistorio ha dado cuenta al pleno municipal los datos y la información trimestral correspondiente al segundo trimestre de este año. 

De esta forma, los datos dados a conocer por el equipo de gobierno al resto de grupos políticos con representación en el máximo órgano público constatan que el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria respeta los plazos legales vigentes en la actualidad, establecido por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. En el caso del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria el plazo medio de pago a los proveedores está fijado en 27’10 días, frente a los 30 días que establece la legislación vigente.   

El ordenamiento jurídico regula la metodología del cálculo del intervalo temporal en el que cada administración deudora debe hacer frente a las deudas de sus proveedores y con el cómputo del plazo medio, desde la aprobación de los documentos que acrediten la conformidad de los bienes entregados o servicios prestados, en lugar del criterio vigente hasta ahora en el que el inicio del plazo de cómputo se producía desde los 30 días siguientes a la entrada de la factura en el registro de la administración pública.

La publicación de los datos sobre los pagos medios a los proveedores del ayuntamiento se completa con la aprobación de otro documento importante en la gestión económica del consistorio y que certifica, de forma pormenorizada y detallada, las cifras obtenidas tras cerrar el año económica anterior. En ellas figuran los gastos y los ingresos finales, así como la situación financiera de la administración. 

De esta forma, el pleno municipal ha aprobado la cuenta económica del pasado ejercicio presupuestario de 2022 que concluyó con un superávit de 500.000 euros, un remanente acumulado de 11’9 millones de euros en total y, por último, un saldo en las entidades financieras de 14 millones de euros disponibles en total. Además, la cuenta cumple con las reglas de gastos establecidas, por una parte, la de estabilidad presupuestaria y, por otra, las del límite de deuda fijadas por del Gobierno del Estado, suspendidas actualmente, por lo que no es necesaria legalmente su cumplimiento. 

El informe técnico elaborado sobre la cuenta general subraya unos derechos reconocidos netos de harta 40 millones de euros, es decir, los ingresos ordinarios establecidos en las cuentas, mientras que, por otra parte, las obligaciones reconocidas netas alcanzaron los 35 millones de euros. Por último, el superávit económico del pasado año se situó en los 500.000 euros tras aplicar los correspondientes ajustes presupuestarios. 

Además, la cuenta económica del pasado ejercicio aprobada ha permitido extraer el remanente generado en la gestión de los años precedentes, con un total de 11’9 millones de euros acumulados por los 2’7 millones de euros correspondientes a los gastos generales y, además, los gastos afectados que corresponden a un total de 9 millones de euros, de forma que se erigen en la cantidad global de 11’9 millones. 

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha afirmado que los datos económicos reconocidos en los correspondientes informes técnicos “avalan la gestión y el trabajo que se ha realizado durante los últimos años que ha permitido acometer las inversiones y los proyectos públicos necesarios para dotar a nuestro municipio de las infraestructuras necesarias para nuestros ciudadanos”. 

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*