«Salvemos Farrajón» exige el cumplimiento de los acuerdos sobre las macro plantas fotovoltaicas en el término municipal de Buñol

Post també disponible en: Valencià

La Plataforma Salvemos Farrajón sigue exigiendo que se cumplan los acuerdos adoptados por unanimidad en el plenario municipal sobre las macro plantas fotovoltaicas en el término municipal de Buñol, para eso ha lanzado un comunicado a la prensa en el que concluye que:

«En las últimas semanas han vuelto a ser actualidad las macro plantas fotovoltaicas que pretenden instalarse en nuestra comarca, en Alborache, Buñol, Chiva, Godelleta, Turís (de momento), además de otras en Siete Aguas, Requena, El Valle de Ayora en lo que es una clara invasión del mundo rural por parte de fondos buitre con la connivencia de las Administraciones, poniendo en serio peligro miles de hectáreas de nuestros montes, nuestras tierras fértiles y nuestro patrimonio natural históricos. En Buñol en concreto, desde que hace un año salió a la luz el proyecto de instalar en la zona de Farrajón una de estas macro plantas, han sido muchas las acciones de protesta de vecinas y vecinos afectados de Buñol contrarios a que el modelo energético continúe basándose en la especulación de fondos de inversión y multinacionales energéticas a costa de la destrucción del territorio. En septiembre del año pasado el Ayuntamiento en pleno municipal y gracias la presión vecinal pertinente, acordó con un consenso casi total —salvo la abstención del PSOE— suspender temporalmente las licencias de instalación de estos macroproyectos en el término municipal, a la espera de modificar unas normas subsidiarias obsoletas, y con el objetivo de establecer criterios actualizados y consensuados para impedir la instalación de las macroplantas, y planificar un ordenamiento lógico y proporcional las de menor tamaño, limitando este (máximo 5 o 6 hectareas), establecer una distancia de entre 2 o 3 kilómetros entre las instalaciones, y tratando en todo caso de localizarlas en territorio ya industrializado o fuertemente degradadopor el uso, privilegiando además el modelo distribuido basado en las comunidades energéticas.

Ese acuerdo en un principio era bueno si el Ayuntamiento lo tomaba en serio, pero han pasado 7 meses y todavía no ha sido licitada públicamente la modificación de las Normas, por lo que el año de suspensión de licencias está a punto de cumplirse y no hay absolutamente ningún avance. En la última reunión que esta plataforma tuvo con el concejal de Urbanismo, se nos aseguró “que estábamos en plazo”, “que durante el mes de mayo se contratará a la empresa que debe redactar las modificaciones de las Normas Subsidiarias” y “que en septiembre el Ayuntamiento habrá realizado los trámites para garantizar el éxito de la propuesta municipal”. Lamentablemente las noticias que llegan desde la celebración del último pleno de abril nos hacen pensar lo contrario. Que para sorpresa de nadie el Ayuntamiento no va a cumplir con un compromiso plenario unánime de decidir cómo y dónde queremos los buñoleros que se ordene, se planifique o en su caso, se prohiba la instalación de estos megaproyectos; si finalmente esto ocurre será por absoluta dejación de responsabilidad de la Alcadía y la Concejalía de Urbanismo. Cada vez tenemos más la convicción de que desde un principio no ha habido por parte del grueso del gobierno de Buñol ninguna intención de frenar este despropósito medioambiental que suponen estos monstruosos macroparques en la zona de Farrajón, llevando al engaño al resto de concejales primero y a la población de Buñol después».

Por desgracia, ya llueve sobre mojado, y no es la primera vez que los distintos gobiernos que han pasado por el Ayuntamiento de Buñol —y este no iba a ser menos—, no ejecutan los acuerdos plenarios, especialmente si estos vienen impulsados desde la sociedad civil. 

La realidad es que una parte del gobierno nunca ha querido oponerse a la instalación de estos megaproyectos y la otra, a la hora de la verdad ha dejado pasar el tiempo para que se pasen los plazos y acabe la moratoria sin que a esta hora haya pasado nada. 

Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, estos macroproyectos no traerán más que acaparamiento y degradación perpetua de tierras fértiles y aprovechables, acentuación de los cambio climáticos con más sequías y más calor extremo, destrucción y desaparición de biodiversidad ,y en el medio plazo la paulatina despoblación de Buñol. Y todo esto además, ayudando a perpetuar el actual modelo especulativo del oligopolio energético en manos de auténticos estafadores. 

En este sentido, la Plataforma Salvemos Farrajón seguirá exigiendo por todas las vías, que se cumplan los acuerdos adoptados por unanimidad en el plenario municipal.

Porque nuestro pueblo no acaba donde terminan sus calles».

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*