Mi banner

Opinión, Manuel Sierra Tamarit: «Llegó Vox»

Post també disponible en: caValencià

El concejal Manuel Sierra (PSPV-PSOE).

El concejal Manuel Sierra (PSPV-PSOE).

Hace pocos días escribía unas líneas sobre la España de las autonomías y la necesidad de que aquellos que no nos situamos ni en la vuelta a una España centralizada ni el independentismo, la defendiéramos. Comentaba que a Vox (hasta ese momento fuerza extraparlamentaria), tarde o temprano le acompañarían otros en su discurso contrario a las autonomías. Ya ha llegado a las instituciones y ni PP ni Cs (más disimuladamente los segundos), le hacen muchos ascos a pactar con ellos y por tanto, a asumir parte de su ideario. Tiempo al tiempo que alguno se sume al carro centralizador…

Más allá de que los compañeros del PSOE-A intenten como primera fuerza mantener la Junta de Andalucía, bien haríamos desde la izquierda en analizar la gran abstención y como ha comentado Cayo Lara, el drama que supone que ante el desgaste de 40 años de gobierno de los socialistas, Podemos-IU no solo no haya atraído a ningún votante del PSOE, sino que además haya perdido más del 30% de los votos, con respecto a 2015. Es evidente que la unión entre comunistas y Podemos resta y quizá debiéramos de mirar hacia Portugal, donde tres izquierdas movilizadas consiguen llegar al poder, en un escenario europeo muy adverso para los gobiernos progresistas o la propia derecha española, donde liberales, conservadores y populistas, se presentan por separado, consiguiendo que ningún votante de derechas se quede en casa.

Vox ha venido para quedarse, por lo menos a corto plazo, entendiendo también que en un escenario político más estable, España dará la espalda a los extremos. Conseguir esa estabilidad política, nos corresponde a todos los demás. Desde luego que la sensación de los ciudadanos que independentistas y los cada vez más extremistas de Podemos, tienen mucho peso en el gobierno central, ha influido en el resultado de Andalucía. Igual que no se pueden obviar los casos de corrupción en Andalucía en la debacle socialista, esto tampoco y bien haría en valorarlo Pedro Sánchez y su gobierno si no quiere que lo de Andalucía se extienda por todo el Estado y se lleve por delante, gobiernos progresistas que están resultando positivos para la ciudadanía que gobiernan. Ayer en la entrevista del presidente del Gobierno en Tele 5, creí intuir que si no se aprobaban los presupuestos, Pedro Sánchez contemplaba el adelanto electoral. Creo que serían positivos esos comicios. El PSOE nunca apoyaría trocear España, pero la sensación antes mencionada, de que muchos españoles piensan que el PSOE está maniatado por los independentistas y Podemos, no ayuda a recuperar un clima de estabilidad en nuestro país.

Intentar un acuerdo presupuestario con grandes avances sociales es muy meritorio y digno a valorar, reconociendo el esfuerzo de la izquierda, para en este caso, ir de la mano, pero si finalmente no sale hacia adelante, con 84 diputados tan solo en el Congreso, sería bastante razonable esa llamada a las urnas.
Vox ya está aquí y hay que tenerlos en cuenta, no ningunearlos e intentar que no sigan creciendo (los insultos que reciben por redes o las protestas en sus sedes, un día después de las elecciones, más que amilanarlos, creo que los potencia), aunque confío como he dicho anteriormente, que en un escenario más estable, bajarán. Dicho esto, como militante socialista, reconozco que me inquieta más el aumento de Cs. Estoy convencido que mucho votante tradicional del PSOE más moderado, ha elegido la formación naranja en estas últimas andaluzas. Me preocupa porque, si bien no es mi ideario y muchos socialistas nunca los votaríamos, estamos ante un partido homologable a cualquier fuerza centrista europea y europeísta; liberal en lo económico, pero progresista en aspectos sociales. No son unos advenedizos y frente a un PSOE que pueda generar dudas (no a mí) sobre una cuestión tan importante para muchos españoles como es la unidad del Estado, Cs puede ser una fuerza atractiva para una parte de nuestro electorado tradicional. No disipar cualquier duda en este aspecto, puede hacer que ese voto del PSOE de momento prestado (si es que existe ese concepto en la actual democracia) a Cs, se consolide y sea difícil de recuperar. Este aspecto me parece el más peliagudo para el PSOE, pero precisamente por eso, urge abordarlo y encontrar una solución.

El PSOE es un partido fundamental en la estabilidad de España y en la oportunidad de poner en marcha políticas de izquierdas, desde el respeto a la democracia y a las reglas del juego dadas por todos. El posible pacto (directo o indirecto), entre Cs y Vox en Andalucía, puede ser una buen momento para hacer ver a muchos engañados, que por mucho que se presenten como centristas, al final la derecha se acaba uniendo, pero aún así conviene no minusvalorar esa fuga de votos y volver a cautivar a esos socialdemócratas más desencantados, ya que todos somos necesarios para que la gran casa del socialismo democrático siga en pie, siendo como hasta ahora, un partido de gobierno.

Manuel Sierra Tamarit.
Concejal del PSOE en Buñol.

Deja un comentario