Adsuara: «Los alcaldes necesitan protocolos del Consell y la Diputación para ser más eficaces en las fases de desescalada»

Juan Ramón Adsuara junto a la portavoz del PP de Llíria, Reme Mazzolari.
Juan Ramón Adsuara junto a la portavoz del PP de Llíria, Reme Mazzolari.

Post també disponible en: Valencià

El presidente de la gestora provincial del PP de Valencia y portavoz del Grupo Popular en la Diputación, Juan Ramón Adsuara, ha advertido hoy que «los alcaldes y las alcaldesas necesitan protocolos y coordinación del Consell y la Diputación para ser más eficaces en las fases de desescalada del confinamiento derivado de la crisis sanitaria del COVID-19».

Adsuara ha transmitido así el «malestar de todos los alcaldes del PP en la provincia» que, según ha indicado, «carecen de información por parte del Gobierno autonómico y del provincial» lo que dificulta la manera de encarar las próximas fases previstas por el Gobierno de España para que la población vaya saliendo de manera más numerosa a los espacios públicos y centros de trabajo en las semanas venideras.

Una de las cuestiones que han transmitido los primeros ediles y portavoces del PP en la provincia es la necesidad de saber cómo se va a protocolizar la realización de test masivos en los centros de salud al pasar a la fase 1 y 2 de la desescalada.

El objetivo es que la Generalitat proceda a la «realización del mayor número de pruebas diagnósticas a la población» para poder afrontar con ciertas garantías la salida escalonada de los valencianos durante las próximas semanas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a la Sociedad Española de Inmunología, han recomendado la necesidad de hacer pruebas de anticuerpos COVID-19 masivos y específicos (IgG e IgM) lo más pronto posible para ir recuperando poco a poco una vuelta a la normalidad.

Para afrontar lo que se ha denominado desescalada y la salida progresiva de la población, la propia OMS ya recomendó desde el pasado 12 de febrero que es prioritario reforzar la detección precoz, por lo cual habrá que impulsar una campaña de test masivos para evitar que los contagiados asintomáticos sean un foco de propagación, ha explicado Adsuara.

Los alcaldes temen que la salida progresiva de los ciudadanos sin un control sanitario pueda provocar un rebrote en la extensión de la pandemia y reste efectividad al esfuerzo que todos los valencianos han realizado durante este confinamiento prolongado.

Las pruebas deben realizarse de manera masiva para detectar a los positivos asintomáticos por COVID-19 priorizando a aquellos colectivos que están en primera línea de contagio. Hablamos de los sanitarios y el personal de las residencias de mayores; los empleados de farmacias; trabajadores de supermercados; personal de limpieza; agricultores; repartidores; autónomos que estén en activo; así como todos los empleados públicos que presten sus servicios de manera presencial exponiéndose en mayor grado.

Conocer evolución de la pandemia

Adsuara también ha reclamado que el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, contribuya a la exigencia al Gobierno autonómico de la realización de estos test que parecen la fuente más fiable para conocer cuál es el estado real de evolución de la pandemia y del grado de inmunidad de la población, en este caso, de la provincia de Valencia.

Del mismo modo, el presidente provincial del PP ha insistido en reclamar a la Generalitat –como ya hizo el Grupo Popular en la Diputación– un protocolo detallado para que los alcaldes puedan decidir sobre la conveniencia o no de la celebración de las fiestas mayores de sus municipios durante los próximos meses atendiendo a la extensión de la pandemia por coronavirus en la provincia.

Son muchas las fiestas patronales que se celebran en los 266 municipios de Valencia coincidiendo con el final de la primavera y el periodo veraniego. A día de hoy los alcaldes están teniendo que tomar decisiones sobre la cancelación de actos festivos «a ciegas» y sin apenas indicaciones oficiales.

En el escenario actual todos los responsables municipales se plantean serias dudas sobre la posibilidad o no de llevar a cabo la celebración de las fiestas patronales, ya que lo primero es garantizar la seguridad de los vecinos.

Son las autoridades sanitarias las que deben marcar la pauta de las restricciones impuestas y siendo conscientes de que el final del estado de alarma «no supondrá una vuelta a la normalidad» Adsuara ha pedido los detalles de las medidas que se van a adoptar en relación a actos multitudinarios y la celebración condicionada de los mismos.

Falta de protocolos necesarios

En el mismo sentido, ha instado a la Generalitat a que ofrezca un protocolo a los ayuntamientos para saber si, con el verano ya en el horizonte, podrán abrir o no sus instalaciones municipales. Habitualmente en torno a la primera quincena de junio empezaban las aperturas de las piscinas públicas y, aunque todo indica que este año se va a tener que retrasar a consecuencia de la pandemia del coronavirus, todavía no hay instrucciones al respecto.

En relación al uso de piscinas públicas, en caso de que pudieran abrirse, lo que está claro es que habrá que establecer medidas nuevas de higiene en las zonas comunes, como realizar la desinfección diaria y las normas de distanciamiento social. La autorización de su apertura, aunque con restricciones, implica un trabajo administrativo interno en todos los ayuntamientos que en las próximas semanas deberían estar contemplando la contratación de personal y servicios para poner las piscinas en funcionamiento.

«Es necesario adelantarse y regular cómo hay que gestionar este servicio el próximo verano», de manera que en todos los municipios se sigan las mismas pautas y criterios sobre apertura, condiciones y durante cuánto tiempo, al igual que en los polideportivos. Y para ello la Generalitat debe comunicar cuál es el plan a seguir, ha indicado Adsuara.

En situación idéntica, es decir, «a la espera de información», se encuentran aquellos alcaldes que gobiernan en municipios costeros y que no saben cómo tienen que actuar con la llegada del verano y cómo proceder a la apertura de las playas al público en unas condiciones tan especiales como las actuales.

Y también los alcaldes se quejan de la falta de claridad a la hora de establecer unos protocolos para la gestión de los cementerios. En definitiva, se trata según ha indicado Juan Ramón Adsuara de que la Generalitat y la Diputación «coordinen y maquen protocolos y normas claras para que no se cree una mayor confusión entre la población».

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*