FGV participa en la exposición sobre el Trenet del Túria organizada en La Eliana

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) participa en la exposición «El Trenet: pròxima parada, L´Eliana» que dicho municipio ha organizado con la colaboración de la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril, el Centre d`Estudis Locals y diversas asociaciones culturales en el Centro Sociocultural del municipio con motivo del 125 aniversario de la comunicación ferroviaria entre Valencia y Llíria.

La exposición, inaugurada en la tarde-noche de ayer y que se puede visitar hasta el 17 de octubre, se halla en el Centro Sociocultural de L´Eliana y estará abierta al público de lunes a viernes de 9 a 21 horas. En la inauguración se celebró una conferencia del documentalista, ex ferroviario y miembro de la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril, Juan Luis Llop Bayo, quien disertó sobre «El Trenet vuelve a L´Eliana. Más de 125 años de ferrocarril».

FGV aporta a la exposición parte de su muestra sobre los 125 años de historia de la comunicación ferroviaria entre Valencia y Llíria que organizó de septiembre a noviembre del pasado año en la sala Lametro y que formó parte también de una exposición itinerante de diciembre a febrero de 2014 en Llíria, a la que se suman diversos fondos fotográficos y documentales, tanto públicos como privados, de instituciones y particulares de L´Eliana.

La línea Valencia-Llíria permitió, y lo sigue haciendo, comunicar la capital con las poblaciones de Burjassot, Paterna, L´Eliana, La Pobla de Vallbona, Benaguasil y Llíria, manteniendo el trazado original, que ha sido testigo de la evolución social y tecnológica de los últimos 125 años.

Evolución histórica de la línea Valencia-Llíria

En 1888 fue abierta al público la línea de Llíria, con su primigenia estación de Valencia ubicada en Marxalenes, que posteriormente se trasladó a Pont de Fusta. A principios del siglo XX, este nudo ferroviario, así como otros que partían desde Valencia, gestionados por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia (CTFV) experimenta un periodo de plenitud.

En la línea de Llíria se abren nuevos apeaderos para los veraneantes, como el de La Canyada, se construye la doble vía hasta Empalme (1922) y la electrificación de la línea fue el acontecimiento más innovador del momento (1926). Una época de modernidad que quedó reflejada en un gran hito artístico y arquitectónico: el nuevo edificio para Campamento de Paterna.

La década de los años treinta también significó una difícil etapa para el «trenet». El autobús comenzaba a mostrarse como una dura competencia, a lo que se añadieron las huelgas, los conflictos del año 1934 y la creación de la Sociedad General de Autobuses en 1935. Iniciada la Guerra Civil, las líneas pasaron a ser gestionadas por un comité obrero, las infraestructuras sufrieron un importante deterioro y el material móvil un significativo desgaste.

Finalizada la contienda, la CTFV vuelve a hacerse cargo de sus explotaciones. Se promueve la construcción de nuevas paradas y la doble vía llega a Paterna (1947). También cabe destacar la puesta en marcha de los trolebuses, del nuevo material móvil o propuestas tan innovadoras como el proyecto del Metropolitano de Valencia.

A mediados de 1950 comenzó el declive del servicio, no pudiendo competir con el fuerte desarrollo del transporte por carretera. Su red ofrecía un servicio insuficiente y la riada de 1957 afectó duramente al material móvil e infraestructuras.

En 1964 la CTFV hizo entrega de todas sus líneas a la Explotación de Ferrocarriles por el Estado. Un año más tarde FEVE se hizo cargo definitivamente de todas ellas, dedicándose al mantenimiento y mejora de una serie de ferrocarriles que se consideraban imprescindibles para el transporte público valenciano.

Durante estos años se realizaron importantes obras de mantenimiento, como la adaptación del tendido eléctrico o la aplicación de necesarios elementos de seguridad. Fueron suprimidos los servicios de mercancías, trenes nocturnos y, ya en la década de 1970, dio comienzo la renovación del parque móvil con los trenes de la serie 3400, «los Belgas». En la línea de Llíria se construyeron nuevos edificios para Paterna y Canterería.

El 10 de noviembre de 1986 se constituye Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, empresa de derecho público a la que se le transfieren los servicios ferroviarios hasta entonces explotados por FEVE. Se inicia así la renovación integral de la red valenciana. Progreso y modernidad que se materializan con la apertura en 1988 del primer tramo subterráneo. Es el eje vertebrador donde se originó la actual red del metro de Valencia, que ha celebrado ya su 25 aniversario, en un continuo proceso de crecimiento y expansión, con la mejora de sus instalaciones y servicios.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*