La Diputación concluye las obras del Camino del Assagador en Vilamarxant

El camino del Assagador es una vía del término municipal de Vilamarxant que, tras atravesar una zona de campos de cultivo y el polígono industrial Enchilagar del Rullo, conecta el casco urbano del municipio con la carretera CV-50.

Dicho camino estaba formado por una calzada de dos carriles de ancho variable e irregular, y un estado general muy deficiente en el que quedaba comprometida tanto la seguridad vial como la comodidad de los usuarios.

El presupuesto de la obra ha ascendido a 398.659 euros y la obra se ha ejecutado en 4 meses.

Mejoras realizadas

La obra ha consistido en el acondicionamiento de todo el camino del Assagador entre el casco urbano de Vilamarxant y el polígono industrial del Enchilagar del Rullo, con tres tramos entre el terreno rústico y el urbano, y ha tenido en consideración las características funcionales diferenciadas de cada uno de ellos.

Los trabajos han consistido en el acondicionamiento y mejora de la plataforma en el tramo urbano residencial adecuándola a la urbanización existente.

Por otra parte, se ha ampliado y mejorado la plataforma en el tramo interurbano, con un ancho de calzada de seis metros compuesta por dos carriles de tres metros y sendos arcenes de un metro de anchura.

Por último, se ha ejecutado la reordenación de la intersección de conexión del camino del Assagador con los viales del polígono industrial de Enchilagar del Rullo, y se han canalizado los giros mediante isletas, reforzando el firme, acondicionando el drenaje y márgenes, dotando este segmento de elementos de señalización, balizamiento y contención de vehículos y reponiendo los servicios, cerramientos y servidumbres afectadas.

Con todo ello se ha conseguido dotar a la vía de unos niveles adecuados de seguridad y comodidad para los usuarios.

Carencias antes de la ejecución de mejoras

El camino presentaba tres tramos funcionalmente diferenciados. En un primer tramo inicial en el que, partiendo de la rotonda existente en la carretera CV-370 al inicio de la travesía de Vilamarxant, el camino discurre por zona urbana residencial.

La calzada quedaba delimitada por las aceras del entramado urbano y afectada por los servicios propios de este, presenta anchos variables y se encuentra deteriorada y agotada estructuralmente por la acción del tráfico y las aguas superficiales de escorrentía que por la misma discurren con fuertes pendientes.

El tramo central atraviesa la zona de terrenos rústicos de cultivos y tiene accesos a alguna instalación industrial aislada. El camino se estrechaba presentando un ancho variable e irregular que varía entre 4´5 m y 6’0 m y con cerramientos muy cercanos a la calzada, así como muros de contención de tierras de alturas considerables. Igualmente el firme estaba agotado estructuralmente y muy deteriorado.

Por último, un tramo final que discurría por el polígono del Enchilagar del Rullo, limitado por aceras y con los servicios propios del área que atravesaba, con carriles de unos tres metros de ancho.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*