Los Planes de Inversión y Empleo destinan una media de 450 euros por habitante en los pueblos pequeños

Los Planes de Inversión y Empleo de la Diputación de Valencia para 2014 y 2015, que presentó el presidente Rus la semana pasada a todos los alcaldes de la provincia, prevén una inversión media mínima de 450 euros por habitante en los pueblos más pequeños de la provincia, si bien su variación dependerá tanto del tamaño del municipio como de los posibles programas provinciales a los que puedan acogerse.

El presidente de la Diputación, Alfonso Rus, ha explicado que los planes diseñados “son casi al 100% lineales, es decir, que llegarán a todos los ayuntamientos”, con independencia de su signo político, “aunque intentamos que los pueblos más pequeños tengan más, porque son los que más necesitan”.

El mínimo calculado sale de la asignación fija que la Diputación otorga a los municipios más pequeños a través del Plan Provincial de Obras y Servicios (PPOS) y del Plan de Caminos Rurales (CCRR), puesto que ambos programas llegan a todas y cada una de las poblaciones con cuantías fijas, asignadas matemáticamente por baremos poblacionales y otros criterios.

A partir de este fijo, los ayuntamientos verán incrementada su asignación provincial para inversiones locales en función de variables como si su municipio requiere de actuaciones urgentes, cuenta con aldeas o no, si ha de atajar riesgos geológicos o recuperar espacios degradados en su término o intervenir en el patrimonio cultural, entre otros aspectos, puesto que de ellos dependerá que reciban más fondos (tradicionalmente concedidas en función de la necesidad de cada población) de los Planes Provinciales de Actuaciones Programadas (PAP), Rehabilitación y Conservación del Patrimonio, o los programas de Recuperación de Zonas Degradadas y Eliminación de Riesgos Geológicos.

El ejemplo tipo con datos estimativos lo constituye un municipio de 300 habitantes con una asignación anual del PPOS de 40.000 euros y de 7.500 euros del Plan de Caminos Rurales. Esta localidad recibiría un total de 80.000 euros del PPOS y 15.000 euros de estos programas en el bienio 2014-2015 y, suponiendo que del resto de planes reúna un total de 40.000 euros en otras subvenciones, lograría un montante global de 135.000 euros para hacer inversiones locales, lo que supone una ratio de 450 euros por habitante.

En el mismo caso, un municipio de más de 20.000 habitantes llegaría a recibir aproximadamente unos 500.000 euros de los diferentes planes, con lo cual la ratio sería de 20 euros.

Más ayuda a los más pequeños

La Diputación ha diseñado una fórmula para el cálculo de distribución de inversiones por la que la asignación aumenta de forma inversamente proporcional a la población del municipio, es decir, cuanto menor es la población local, mayor será la cuantía concedida a través de los Planes Provinciales de Inversión y Empleo, y al revés.

El objetivo de los planes que se anunciaron el pasado jueves es garantizar el equilibrio territorial en la provincia, la igualdad de infraestructuras y oportunidades entre todos los municipios y ciudadanos, residan donde residan, de manera que lleguen más recursos a las localidades que menos tienen, en sintonía con la vocación municipalista de la Diputación.

“La creación de empleo es la base del bienestar de las personas, de que se vea la luz en la situación actual, por eso hay que inventar e intentar agilizar las acciones, eso es invertir dinero y trabajar”, según Rus.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*