María Ángeles Llorente: «Mi libro es un canto al rescate de la humanidad a través de la educación»

María Ángeles Llorente. tc.c

María Ángeles Llorente. tc.c
— PREGUNTA: Acaba de presentar en Buñol su libro Escuela Pública, dignidad y compromiso, editado por Octaedro. ¿Satisfecha con la repercusión que ha tenido?
— RESPUESTA: La presentación en Buñol ha tenido un carácter muy especial, sobre todo por la emotividad. Ha sido muy emocionante por que era la primera vez que se presentaba el libro a los propios compañeros que habían compartido la experiencia que relata el libro. El público estaba lleno de muchos profesores del colegio Cervantes de años atrás y también del instituto. Y el encontrarte con muchos profesores que ya no están ejerciendo fue algo muy emotivo porque rememoramos un espacio de vida compartido. Eran cerca de ciento cincuenta personas, entre ellas además de profesores muchas familias e incluso antiguos alumnos, como el propio alcalde, Rafa Pérez, o la propia concejala de Educación actual, cuya madre también fue concejala de Educación y con quien coincidí… en definitiva había mucha gente que había estado vinculada a la vivencia del colegio Cervantes.
— Ya que usted fue profesora en el Cervantes de Buñol y ahora lo es en el instituto de la misma localidad. Por tanto sigue muy ligada a la realidad educativa en general y de la comarca en particular. Volviendo a su libro, ¿por qué ha decido contar con el periodista y profesor Rafa Miralles y con el pedagogo Jaume Martínez Bonafé para la presentación?
— Bueno, Rafa Miralles es además representante de la revista Cuadernos de Pedagogía; él trabajaba en el Cefire de Godella cuando nosotros iniciamos la experiencia que relata el libro y desde el Cervantes íbamos a pedirle asesoramiento para formarnos como profesores, de ahí la vinculación con el resto de asistentes. En la presentación remarcó que él había aprendido tanto como había enseñado a los profesores. Además Rafa ya me hizo una entrevista que luego salió como portada en Cuadernos de Pedagogía. Por lo que él siempre ha estado muy vinculado al Cervantes por que siempre ha estado metido en los Movimientos de Renovación Pedagógica como muchos de nosotros y como Jaume Martínez Bonafé, quien ha escrito multitud de libros y es una persona de muchísimo prestigio no sólo en España sino en toda Latinoamérica.
— ¿Esta no ha sido la primera presentación, verdad?
— No, la primera fue en Getafe con más de doscientas personas asistentes; la segunda fue en el Ateneo de Madrid; la tercera en el diario de Mallorca; la cuarta en La Nau con el conseller Vicent Marzá, con un aula magna por cierto repleta, no cabía más gente. Luego se presentó en las comarcas de La Safor, en Leganés y ahora aquí. Y hay previstas en breve varias presentaciones más: en Castellón en Alcoy, Aspe… y luego en otras ciudades del Estado como León o Valladolid, donde empezaré más tarde debido a mi falta de tiempo.
— Su libro se titula Escuela Pública, dignidad y compromiso, empecemos por su contenido. ¿Cómo está estructurado?
— En siete capítulos. El título lo dice todo: es un libro que teoriza desde la práctica, partiendo de una experiencia de 20 años de vivencia en el Colegio Público Cervantes de Buñol. Por lo tanto el primer capítulo hace una análisis del contexto, habla de la situación económica social y política en la que hoy en día está inmersa la educación pública como tal y a la que nos ha llevado el neoliberalismo y cuáles son los principales puntos de debate. El segundo capítulo lo que intenta es definir las características de la escuela pública, partiendo de una premisa: la escuela pública tiene titularidad, propiedad y gestión pública pero sí que es verdad que muchas escuelas que se denominan públicas en el sentido más estricto del término no son públicas. Porque entendemos desde los Movimientos de Renovación Pedagógica que una escuela para poder llamarla auténticamente pública debe de ser una escuela inclusiva. Y esto quiere decir que en ella caben todas las criaturas. Sean de cualquier raza, tengan una discapacidad… lo que sea.
— ¿No toda la escuela pública es inclusiva entonces?
— No, en principio lo es, pero las prácticas pedagógicas que en ellas se desarrollan, a veces no favorecen la inclusividad. Es una definición para decir que la educación concertada no es pública; y la privada tampoco. Ya que se está hablando mucho en lugar de la educación como un derecho, como un servicio. Y ahí es donde mucha gente mete que la concertada puede ser un servicio público de Educación, Y no lo es.
— Por tanto, ¿qué define a la escuela pública?
— Que la Escuela pública debe de ser además de inclusiva, democrática. Y esto significa que los sectores de la comunidad educativa, familias, profesores y alumnados, son elegidos democráticamente y todos participan en la vida de los centros. Porque la escuela pública se construye día a día, aula a aula y centro a centro. No es igual de pública una escuela como la que en su día intentamos hacer nosotros con la participación de todos, que una escuela pública en la que el director lleva veinte años y no deja participar a nadie. Porque lo público es de todos y toda la comunidad educativa tiene que participar. Y también la escuela pública debe ser plural. Y esto significa que en ella caben todas las ideologías y debe ser laica y aconfesional. Donde todas las religiones y todas las ideologías deben convivir, pero que no se adoctrine en ninguna de ellas; sino que los valores de cada una de ellas se ponga en perspectiva para llegar a lo común.
— ¿Todo esto lo refleja en el capítulo segundo?
— Sí, y se añade que además tiene que ser abierta al entorno, si no, no es pública; y en proceso de formación y renovación permanente y constante. Y lo finalizo diciendo que la escuela pública debe ser reivindicativa, porque tiene que enseñar a la gente a defender sus derechos y a ejercer sus deberes. Debe ser crítica. Por lo tanto la única escuela éticamente defendible es la pública, por que lo es para todos; mientras que la concertada y la privada vigila por los intereses de unos cuantos. Por lo tanto el segundo capítulo es el más importante. De hecho, me han pedido que desarrolle un segundo libro de la caracterización de la escuela pública basado en lo que desarrollo en este capítulo.
— ¿Y qué se recoge en los siguientes capítulos?
— Ya en el tercero, cuarto, quinto, sexto y séptimo se habla la experiencia práctica del colegio Cervantes. Desde la participación democrática, en el tercer capítulo, de cómo se hacía; en el siguiente de la atención a la diversidad, que eso no va en detrimento de la calidad educativa de los demás, sino todo lo contrario. En definitiva, como se recoge en el prólogo escrito por Jaume Martínez, es un libro verdadero porque partiendo de la práctica, llega a la teoría y porque ofrece un banco de herramientas increíble.
— ¿Y en el quinto?
— Sí, es el de cómo trabajar con la diversidad en los centros: el sexto es el apartado de la convivencia, sobre la autoridad en las aulas. El siguiente capítulo habla del valor educativo de la propuesta y de la protesta. Y en este se relata cómo cada batalla que planteamos en el centro con la Administración las ganamos todas. Acaba diciendo que no hay nada más educativo que la protesta, porque es un acto educativo múltiple. Argumentos que se han aplicado y que han funcionado, para demostrar que sí es posible aplicar un modelo de Escuela Pública que a muchos les parece un sueño increíble y que puede ser una realidad como hemos demostrado. Porque todos los apartados llevan un banco de recursos de lo que se ha ido aplicando en el Cervantes.
— ¿Para quien entonces está más enfocado el libro: profesores, padres, alumnos, familias…?
— Fundamentalmente para profesores, estudiantes de magisterio y familias. Para el alumnado es mucho más difícil de leer. Aunque es un libro muy dinámico y ameno que engancha a cualquier persona que esté interesada en la educación porque es un libro de principios filosóficos y éticos. En definitiva, todo el libro intenta ser un canto al rescate de la humanidad a través de la educación.
— Y ya para finalizar, ¿cómo consigue compaginar su intensa vida profesional con su actividad política y su faceta personal?
— Bueno, ahora estoy fuera del instituto como servicios especiales, por lo que casi todo el tiempo lo dedico a las cuatro concejalías que llevo en el Ayuntamiento de Cheste.Y respecto a mi libro, suelo hacer una presentación cada quince días, aproximadamente. Por lo que lo compagino como puedo. Vida personal… me queda poca, eso es verdad. Lo que pasa que a mi edad tengo más tiempo, y mi compañero Vicente me acompaña a todas partes, por lo que tengo muchísimas horas ocupadas.
— Lo aprovecha muy bien…
— Lo intento aprovechar al máximo. Ya que el trabajo del Ayuntamiento es de once horas al día, incluidos sábados y domingos, porque llevo también la concejalía de Cultura y los actos se concentran los fines de semana.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*