Más de 40 jóvenes diabéticos aprenden en el Hospital de Manises a administrarse la dosis correcta de insulina

El Hospital de Manises ha puesto en marcha una experiencia piloto orientada a pacientes que sufren diabetes tipo 1. Se trata de unos talleres impartidos a más de 40 jóvenes diabéticos, que necesitan tratamiento con insulina a diario, con el objetivo de ofrecerles una mayor flexibilidad en su tratamiento y lograr así mejor calidad de vida. Para ello, desde estos talleres se les enseña a contar la cantidad de raciones de hidratos de carbono que van a ingerir en su dieta, de manera que en función de su ingesta puedan calcular cuánta insulina han de administrarse.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, es decir, producida por el propio cuerpo, que hace que el páncreas produzca poca o ninguna insulina. Puede debutar en cualquier rango de edad, pero es con mayor frecuencia diagnosticada en la infancia y en jóvenes de hasta los treinta años. Los últimos estudios revelan que los grupos de población más afectados son niños de cero a cinco años de edad.

Los pacientes que sufren esta enfermedad, que sólo en la Comunidad Valenciana afecta a unas 80.000 personas, deben inyectarse insulina varias veces al día y además tienen que hacerlo de la forma correcta, en la cantidad adecuada.

Los endocrinólogos del Hospital de Manises, pensando en el bienestar y en el día a día de los pacientes, han puesto en marcha estos cursos de aprendizaje que harán que los tratamientos de estos jóvenes sean más llevaderos. “Dentro del grupo de   personas con diabetes, la de tipo 1 afecta aproximadamente al 10% de los pacientes, pero es la que requiere medicación con pautas completas de insulina durante más tiempo puesto que, en la mayoría de los casos, aparece a una edad más temprana”, asegura Jordi Ferri, endocrinólogo  del Hospital de Manises.

Durante el mes de abril se han impartido siete charlas para estos grupos, integrados por diabéticos de reciente diagnóstico y por pacientes que conviven con la enfermedad desde hace tiempo a quienes los talleres les sirven como reciclaje de su tratamiento.

“Gracias a estos cursos y al perfeccionamiento de los medicamentos quien sufre este tipo de diabetes puede flexibilizar su alimentación ya que le enseñamos a conocer las raciones de hidratos de carbono consumidas en cada alimento y cuál es su grado de sensibilidad a la insulina”, asegura el doctor Ferri.

Estos talleres se han impartido en el Hospital de Manises y los centros de especialidades de Aldaia y Mislata.

 

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*