El Hospital de Manises considera que el apoyo psicológico es clave para mejorar la calidad de vida del paciente con cáncer

Enfrentarse a un diagnóstico de cáncer es una situación complicada tanto para la persona que lo recibe como para su entorno familiar. “El diagnóstico y tratamiento inician un periodo de confusión, incertidumbre, malestar emocional y, en ocasiones, problemas de comunicación entre el enfermo y sus familiares, con su entorno social y laboral y con el personal sanitario”, explica Maria Noeli Blasco, psicóloga clínica del Hospital de Manises.

Por ello, el centro sanitario ha organizado hoy una conferencia abierta y gratuita en la que el equipo de psicooncólogos ha resuelto dudas de enfermos y familiares. Y es que, el hospital ha ofrecido apoyo psicológico a más de 1.900 pacientes desde 2010, año en que puso en marcha este servicio. Se trata, además, de un recurso con creciente demanda, ya que en 2015 las consultas en este Servicio crecieron un 47 por ciento. “El apoyo psicológico es clave para mejorar la calidad de vida del paciente con cáncer”, asegura Noeli Blasco.

Impacto de la enfermedad

Tal y como explican los especialistas de Manises, pese a que un alto porcentaje de personas consigue superar su enfermedad y afrontar la misma sin repercusiones emocionales importantes, existe un grupo de pacientes que muestran síntomas de estrés, síntomas ansiosos y/o afectivos, susceptibles de recibir apoyo psicológico. “Los trastornos adaptativos, trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad son las psicopatologías más frecuentes entre las personas afectadas por el cáncer”, detalla la psicóloga clínica del centro sanitario.

En estos casos, la intervención psicológica de los profesionales se orientará a responder las necesidades psicológicas que presentan los pacientes en las diferentes fases de la enfermedad. En definitiva, el objetivo es mantener una buena calidad de vida y un bienestar psicológico, afrontar la enfermedad de una manera más saludable (manejar el impacto emocional) y con la menor alteración posible en la vida social, laboral y familiar. En todas estas situaciones el apoyo social y familiar se considera como un factor de protección frente al malestar del paciente.

Comunicación, clave

Para afrontar con éxito este complicado proceso, los profesionales destacan la comunicación como herramienta clave. Pero no sólo del paciente hacia su entorno, sino también de los profesionales que le tratan. “El trato humano es indispensable: la empatía, ofrecer información comprensible, dedicar tiempo al paciente y dejarle que exprese sus miedos y preocupaciones”, asegura la especialista.

En el caso de los familiares del paciente, los profesiones del Hospital de Manises explican que el impacto del cáncer puede ser tan devastador para cada uno de los miembros de la familia como para la persona afectada directamente por la enfermedad, y por ende, para la relación entre ellos. “La incomunicación con la familia, la percepción de falta de apoyo emocional, puede generar soledad y aislamiento”, añade Noeli Blasco.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*