El pedrisco causa daños en 45.000 hectáreas de cítricos, caquis y hortalizas en La Ribera y la Safor

La tormenta de granizo que descargó en amplias zonas de la Comunitat Valenciana durante la tarde del martes ha provocado graves y cuantiosos daños en la agricultura. De acuerdo con la primera estimación efectuada por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), la superficie afectada por la piedra, en mayor o menor medida, se sitúa en torno a las 45.000 hectáreas. La comarca de la Ribera, principalmente, pero también la de la Safor, así como determinados puntos de la localidad de Navarrés son las áreas que han sufrido con mayor intensidad las consecuencias de la violenta granizada, mientras que los cultivos que han resultado más perjudicados son, por este orden, cítricos, caquis y hortalizas como el melón o la sandía.
El grado de afección sobre las cosechas oscila entre el 60% y el 100% de las distintas producciones, una circunstancia que, con toda seguridad, va a tener repercusiones nefastas tanto de cara a las futuras campañas de caqui y cítricos, como para las de la sandia y melón que se encuentran en pleno apogeo en estos momentos.
En la comarca de la Ribera, los términos municipales de Alberic, Antella, Carcaixent, Massalavés, Alzira, Villanueva de Castelló, la Pobla Llarga, Énova, Cárcer o Favara son los más afectados por la piedra, hasta el punto de que en algunos casos, tal como han constatado agricultores de las poblaciones de Alberic y Antella, el nivel de las pérdidas se sitúa en torno al 90% de las cosechas de caqui y cítricos de las referidas localidades. La Ribera concentra la mayor parte de los daños causados por la piedra -la cual alcanzó en algunos momentos el tamaño de pelotas de golf- con más de 40.000 hectáreas afectadas.
Respecto a la situación en la Safor, gran parte de las explotaciones citrícolas de las localidades como Tavernes y Xeraco han sufrido daños de distinta consideración como consecuencia de la granizada. La superficie perjudicada en esta comarca es de unas 5.000 hectáreas.
El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, señala que “esta tormenta supone un verdadero desastre y lo peor del caso es que llueve sobre mojado y lo ocurrido ayer se suma a otros episodios de pedrisco acecidos recientemente en diversas comarcas valencianas y, sobre todo, a las devastadoras consecuencias de la sequía. Nuestra agricultura está atravesando un momento crítico y la respuesta que hemos recibido por parte de las administraciones no está a la altura de las necesidades de este sector”.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*