Entrevista. Juncal Carrascosa: «Buñol sigue siendo un pueblo vivo, activo, animado e incluso reivindicativo aunque estemos confinados»

Juncal Carrascosa, alcaldesa de Buñol.
Juncal Carrascosa, alcaldesa de Buñol.

Post també disponible en: Valencià

La alcaldesa de Buñol, Juncal Carrascosa, ha asegurado que, «por suerte, la pandemia no ha tenido una incidencia grave, hasta el momento», en la localidad y ha mostrado su orgullo al detectar que Buñol «sigue siendo un pueblo vivo, activo y animado incluso aunque estemos confinados».

— PREGUNTA: ¿Cómo se encuentra Buñol después de casi un mes de confinamiento? ¿Cómo lo está llevando la población, según su percepción?
— RESPUESTA: Dentro de que esto es un estado extraordinario; excepcional y raro, tenemos el tamaño de pueblo con los servicios adecuados para poder gestionar la crisis mejor que en otros pueblos más grandes y mejor que en otros pueblos más pequeños. Es decir, nuestra capacidad de gestionar la crisis con los servicios que tenemos nos es más fácil por nuestras dimensiones. Tenemos unos Servicios Sociales potentes de siempre, preparados para trabajar en las necesidades que hagan falta y que además durante toda la crisis están activos y reforzados incluso cuanto se decretan los servicios mínimos. Tenemos además la brigada de obras y servicios que pueden hacer las funciones de limpieza diaria de edificios, de vehículos, de mantenimiento y otras esporádicas de distribución o de lo que haga falta. También hemos tenido el apoyo puntual de la Unidad Militar de Emergencia, la UME, para limpieza de algunos edificios. Tenemos además la suerte de tener la plantilla de Policia Local completa, por lo que ya tenemos los tres turnos reforzados; y además contamos con el apoyo de la Guardia Civil, aunque se tiene que repartir con más pueblos. Y las intervenciones sancionadoras de la Policía Local o la Guardia Civil no son muy numerosas, sino más bien informativas y de apoyo a otros servicios del Ayuntamiento.
— ¿La afectación del pandemia está siendo entonces baja, media o elevada en Buñol?
— Por un lado tenemos que las personas se están comportando muy bien en todo lo que son medidas de confinamiento y distanciamiento, así como de ir a comprar, se están respetando. Aunque hay que mantener la guardia y no bajarla, por supuesto. Además, lo que detectamos es que la gente, dentro del confinamiento, está muy activa. Y esto hay que achacarlo a la forma de ser de Buñol; incluso en el confinamiento las asociaciones están activas. Cualquier iniciativa que se nos ocurre para animar, la gente participa. Iniciativas como hacer cuadros de ganchillo en casa para una manta conjunta; o como la de interpretar en los balcones ‘El Paquito el chocolatero’ o el ‘Himno a Buñol’, toda la gente participa. Y además el resto de asociaciones no paran de inventar cosas para tenernos activos y dentro del confinamiento entretenidos para no darle demasiado a la cabeza. Y esto lo están haciendo desde las asociaciones hasta los profesionales. Incluso, las empresas que pueden, también hasta de manera altruista están haciendo iniciativas para que la gente en casa lo lleve lo mejor posible.
— Cifras oficiales de afectación de la pandemia, ¿se tienen entonces en Buñol?
— Cifras no tenemos, porque de Salud Pública tienen que dárnosla. Pero lo que es cierto es que igual que tenemos un tamaño bueno para unas cosas también lo tenemos para la información que manejamos y es de que hay muy pocos casos y que ahora mismo, de gravedad, por desgracia hay un caso. Pero incluso ese estamos esperando que se pueda recuperar. La incidencia es de muy pocos casos.
— Cuando dice pocos casos, ¿de qué cifra podríamos estar hablando?
— Conocidos, que hayan pasado por el ambulatorio o por el hospital, porque ya se sabe que hay gente que puede haber pasado la enfermedad casi sin darse cuenta, estamos hablando de tres o cuatro personas.
— ¿Cree que estas cifras pueden inducir a la gente a bajar la guardia?
— No, no es que precisamente el no dar datos, ni para bien ni para mal, no es ni para alarmar ni para que la gente se relaje. El coronavirus está ahí y todos estamos expuestos a que nos podamos contagiar. Por suerte en Buñol no tenemos una incidencia grave hasta el momento. Ha sido muy leve. Pero hay que estar en guardia siempre y poner todas las medidas preventivas que se puedan: salir a comprar sólo una persona, mantener la distancia de seguridad, lavarse las manos con frecuencia y lo más importante de todo: cuidarmos mucho porque así todo va a ser más fácil.
— Desde el Ayuntamiento se han tomado muchas medidas. Sectorializando, a nivel sanitario, ¿qué se ha puesto en práctica?
— Tras casi un mes hacer un resumen de tantas medidas no es tarea fácil, porque nos pusimos en marcha rápidamente. Lo primero que hicimos fue la limpieza viaria y desinfección, que empezamos a hacer antes de que se recomendara por parte del Gobierno valenciano y además empezamos a hacerla de forma adecuada. Podemos decir que ha habido dos periodos: uno previo a los servicios mínimos y luego otro de servicios muy mínimos; además de lo que vendrá después. En la primera parte hemos mantenido muy alerta la limpieza viaria, sobre todo en la zona donde hay comercios y en donde siguen trabajando personas. Y también nos ha apoyado la UME en el centro de mayores, en la residencia o en el centro de salud; además de la limpieza de los propios vehículos que utiliza tanto la patrulla de Policía Local como la brigada municipal. Y ha acompañado a la Guardia Civil. Y hemos reforzado la atención de Servicios Sociales que no ha parado en todo el tiempo todos los trabajadores más un refuerzo de dos trabajadores, para que la atención de las personas más desfavorecidas no tuviera ningún bajón. Y en cuanto a las medidas mínimas dentro del Ayuntamiento se ha dado prioridad absoluta a la atención ciudadana através del teléfono y de correo electrónico, así como a la expedición de documentos necesarios para poderse acoger a las ayudas del gobierno, empadronamiento u otros documentos. El pago a proveedores, con una persona especialmente dedicada a esto; además de una personas destinada a poder hacer aplazamientos de impuestos de personas que crean que lo van a necesitar.
— ¿Y respecto a la vigilancia de los ciudadanos para no incumplir las normas de confinamiento?
— Contamos con un servicio de vigilancia, que más que a denunciar está destinado a advertir y a informar y que lo estamos haciendo con Policía Local y también con Protección Civil. Y estamos en colaboración estrecha con otros entes como la UME.
— Aunque ya nos ha avanzado algunas a efectos fiscales, ¿qué otras medidas económico-sociales más se están aplicando desde el Ayuntamiento?
— Tenemos en marcha dos planes grandes de medidas sociales, porque tenemos que hacerlo con mucha prudencia para que sirvan a la mayor cantidad de gente posible y que sean compatibles con otras ayudas por ejemplo del Gobierno valenciano o del país.
— Ya nos avanzó al principio del estado de alarma que eventos como la Feria del Comercio, la Bienal de Música o incluso las fiestas del verano entre ellas La Tomatina estaban condicionadas a la evolución de la crisis. ¿Cómo se ven a estas alturas?
— Las fiestas van cayendo una tras otra. Empezamos con las Fallas que pensamos que se podrían hacer a principios de julio, cosa que ahora se ve como poco probable. Esto es algo que estamos valorando, nada va aser igual este año. Es imposible que lo sea, pero tenemos que estar atentos a las medias que vaya tomando el Gobierno y cómo evolucione la situación. Las fiestas de San Juan, por ejemplo, que son en junio ya se han suspendido. No sabemos en qué situación estaremos en julio. Si se nos permite hacer la Bienal de Música, al menos algo, no será la Bienal que estaba prevista pero se adaptará a las circunstancias actuales. Y también esto pasará con las fiestas, porque es de sentido común. Además el sector de la cultura es uno de los que más se está viendo perjudicado, por lo que no sabemos qué puede pasar.
— En este panorama tan poco alentador, al menos se han podido vivir momentos de solidaridad con muchas donaciones de las que ha sido objeto el Ayuntamiento, ¿verdad?
— Sí, ha habido un montón de donaciones y hay un montón de actividades solidarias. Antes incluso de que entráramos en estado de alarma: personas de los bazares chinos de Buñol hicieron una donación enorme de mascarillas para la Policía Local y la brigada. Y hay un montón de gente que está trabajando en el tema de pantallas protectoras u otros productos de protección y lo están haciendo altruístamente y estamos colaborando con ellos para el reparto. Se está colaborando con Cáritas, que hace el reparto a la gente que atiende a través de Protección Civil, que siempre es un complemento muy importante a los Servicios Sociales. Se están confeccionando mascarillas. Y luego está la participación de los músicos a través de la Federación de Bandas para que estemos activos y estemos trabajado mente y cuerpo. Y estamos llevando a los peques de la casa su regalo por su cumpleaños. Está el ganchillo solidario o el servicio de atención telefónica psicológica totalmente de voluntarios y que es un servicio gratuito… La verdad es que en mis redes sociales he dado las gracias y lo tengo abierto porque cada día tengo que dar las gracias a más gente. Y es que Buñol siempre ha sido así; ha sido un ejemplo de pueblo solidario. Cuando en otras ciudades hablan de que se ha descubierto la vecindad, aquí hace años que lo hemos tenido y nos conocemos todos los vecinos.
— ¿Alguna medida más que quiera resaltar?
— Bueno, hemos ido desgranado poco a poco las medidas que vamos tomando, pero hay que destacar dos partes muy importantes: una en el área que yo llevo, la de Comercio e Industria, todo lo estamos haciendo en colaboración con la Asociación de Comerciantes y Empresarios y con la colaboración inestimable de Buinsa, donde tenemos unos técnicos fantásticos que además están haciendo el apoyo a todas las personas que tengan dudas de cómo solicitar las ayudas del Gobierno. Y además contamos con el apoyo de la mancomunidad.
— Y para finalizar, ¿qué mensaje le gustaría trasladar a la ciudadanía después de estos días que ya han transcurrido y los que todavía nos quedan por pasar?
— La verdad es que como alcaldesa me siento orgullosa siempre, pero ahora más, de nuestro pueblo. No es casualidad que Buñol esté funcionando y que esté funcionando bien incluso en estos momentos tan complicados. Me resulta incluso hasta emocionante porque detecto el pueblo vivo, activo y animado; incluso reivindicativo como hemos sido siempre a pesar de que estemos encerrados. Detecto que seguimos teniendo un pueblo vivo, activo y animado incluso aunque estemos confinados. Por lo que creo que por estos valores que tenemos saldremos mejor de esta pandemia y de la crisis posterior; y creo que saldremos mejor a nivel de toda la humanidad, reforzados y siendo más conscientes de lo que somos y de lo que podemos ser. Y en Buñol sobre todo siendo más conscientes de nuestras fortalezas, de lo que nos hace diferentes al resto de pueblos.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*