Fomento anuncia la electrificación y el desdoblamiento de la vía entre Sant Isidre y Buñol dentro del Plan de Cercanías 2017-2025

Un convoy de Renfe a su paso por la estación de San Isidro.
Un convoy de Renfe a su paso por la estación de la línea C3.
Un convoy de Renfe a su paso por la estación de San Isidro.
Un convoy de Renfe a su paso por la estación de San Isidro.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha presentado este lunes por la mañana en València el nuevo Plan de Cercanías 2017-2025 en el que se incluye el desdoblamiento de los 43 kilómetros de vía única entre Sant Isidre y Buñol, una de las actuaciones más costosas de las incluidas en el plan así como una de las más largamente reclamadas por todos los municipios que atraviesan las vías.

Según el presupuesto hecho público por el titular de Fomento, la duplicación y la renovación de la vía entre València y Buñol tiene un coste de 210,54 millones de euros; mientras que en la electrificación se prevé invertir un total de 36,3 millones de euros entre Valencia-Aldaia-Buñol; así como otros 58,11 millones de euros en la renovación de la vía y la electrificación entre Buñol y Utiel, localidad esta última que aunque no contará con doble vía sí se podrá beneficiar, por fin, de la electrificación.

También está previsto que se inviertan 1,45 millones de euros en la adaptación y la mejora de los andenes; 5,08 millones euros en las obras de pasos a distinto nivel en seis estaciones; así como 9,2 millones de euros en BLAU (bloqueo telefónico) entre Buñol y Utiel.

A estas cifras se unen las mejoras anunciadas por el ministro en cuanto al aumento en el número de frecuencias que se prevé que haya al término de las obras; así como la «mejora notable en la explotación y la fiabilidad».

Íñigo de la Serna ha sumado también la «reducción 35 minutos en tiempos de viaje, la sustitución de trenes diesel con la consecuente reducción de la contaminación y la mejora en la disponibilidad de las instalaciones».

Este nuevo Plan de Cercanías 2017-2025 supondrá una inversión global de 1.081,82 millones de euros y prevé la modernización de todas las líneas de Cercanías de las tres capitales de provincia: València, Castelló y Alicante.

El jefe del Consell ha apuntado que, con la ejecución de el Plan de Cercanías, “se revertirá en gran parte el déficit inversor en la Comunitat Valenciana”.
El jefe del Consell ha apuntado que, con la ejecución de el Plan de Cercanías, “se revertirá en gran parte el déficit inversor en la Comunitat Valenciana”.

Ximo Puig muestra su satisfacción

 

Por su parte, el President de la Generalitat, Ximo Puig, ha manifestado que, de ejecutarse el plan como está previsto, «supondrá que se revertirá en gran parte el déficit inversor del Estado en la Comunitat».

El president de la Generalitat ha destacado que la «coordinación y el trabajo conjunto de los diferentes municipios de la Comunitat Valenciana y la Generalitat ha conseguido una respuesta positiva por parte del Ministerio de Fomento al 80% de las reivindicaciones de la Agenda Valenciana de Infraestructuras, planteadas por el Consell a este departamento en 2016».

Según el responsable del ejecutivo autonómico, con este plan «se revertirá en gran parte el déficit inversor en la Comunitat Valenciana, ya que se dedicarán 1.000 millones de euros a actualización de infraestructuras y de material rodante en los núcleos de Cercanías de Valencia-Castellón y Alicante-Murcia», inversión calificada por el president como un «ejercicio de reparación».

Además, Puig ha destacado que la puesta en marcha de estas actuaciones en el periodo 2017-2025 incluye algunas reivindicaciones históricas de la Comunitat Valenciana.

Entre estas, sobresalen los nuevos servicios ferroviarios de Cercanías entre Castellón y Vinaròs, así como entre Alicante y Villena; la prolongación de la línea correspondiente al tren de la costa en el tramo Gandía-Oliva, primera fase del proyecto que conectará también Dénia y Alicante; o la conexión Alicante-Aeropuerto-Elche.

El president también se ha referido a la construcción de la infraestructura en el trayecto L’Alcúdia-Moixent, la electrificación del tramo Sagunto-Caudiel, la renovación de la vía en el tramo Xàtiva-Alcoy y la duplicación de la vía de San Isidre-Buñol.

«Cuando hablamos de Cercanías hablamos de la vida de miles de ciudadanos todos los días», ha apuntado Puig, que ha recordado que en los núcleos de la Comunitat cerca de 65.000 personas usan este medio de transporte a diario.

 

Así, Puig ha calificado el plan de Fomento como un «buen síntoma de la articulación institucional del Estado», y ha valorado positivamente el «espacio de lealtad institucional y diálogo» establecido entre la Generalitat y el Gobierno central para estas mejoras, algo que también ha destacado el ministro Íñigo de la Serna.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*