Fotogalería: Riba-roja recupera los pozos de huerta que abastecían de agua a los labradores de la ribera del Túria a principios del siglo XX

Post també disponible en: Valencià

El ayuntamiento contempla un proyecto para poner en valor estos espacios

El Ayuntamiento de Ribarroja del Turia ha dado un paso adelante para dar una utilidad factible a los conocidos pozos de huerta que hay en el término municipal. El objetivo del gobierno local es poner en valor los pozos a fin de restaurarlos y recuperarlos para que en un futuro se puedan visitar mediante una eco-ruta enfocada a los habitantes de la villa y todos los potenciales turistas.

Actualmente, hay hasta 17 pozos de huerta esparcidos a ambos lados de la ribera del río Turia que en su época de esplendor servían como punto de abastecimiento de agua, especialmente a los agricultores ya las personas que trabajaban o vivían en el campo. La gran mayoría de ellos no tienen actualmente agua, se encuentran en desuso desde hace más de medio siglo y su estado de deterioro, por el paso de los años, hace necesaria una actuación a medio plazo.

Su origen se remonta a principios del siglo XX cuando se usaban para almacenar agua para que pudiesen hacer uso los agricultores, principalmente, aunque también podían utilizar los mismos habitantes de la villa. A lo largo de los borde ocho kilómetros de que consta la zona fluvial, los pozos se construían para que hubiera un punto garantizado de agua en el campo. Aunque tenía una función de consumo humano, los mismos agricultores podían dar agua a los animales que les hacían compañía y, por tanto, evitar así posibles episodios de siete persistente.

Este tipo de construcciones tenían una profundidad aproximada de entre 10 o 12 metros de profundidad, se diseñaban y construían conjuntamente entre varios propietarios de los campos donde estaban ocupados en una especie de asociado, aprovechando su proximidad del río Turia para habilitarlos . El pozo de la Rana es el único de todos que es de propiedad municipal, restaurante recientemente y con un uso exclusivo para los animales.

La gran mayoría de los restantes pozos de agua de Ribarroja del Turia tenía, sin embargo, un uso humano de forma mayoritaria, ubicados en el término municipal que entraron en desuso a partir de los años 60 del siglo XX a causa del tifus que suponía un riesgo para el consumo de las personas. Desde que se prohibieron, entraron en un estado progresivo de deterioro que ha desembocado, incluso, en el olvido.

La importancia que tienen para el municipio se ha traducido en la declaración que el plenario aprobó en junio del año 2019 por lo que pasaron a ser considerados como bienes de relevancia local (BRL). Se trata de los pozos de agua de la Rana, Calahorra, Mas del Sastre, Camilo, Toni-Vicent, Pesaor, arrozales, Marjaletes, longaniza, Casadas, Noguera, Calabuig, Ruperto, Nasio, Nules, Valenciano y Pocillo de Melchor.

La consideración como BRL de Ribarroja del Turia es un paso más en el camino y en el proceso iniciado para ponerlos en valor de cara a ser incluidos en futuras rutas de eco-ruta al municipio Para hacerlo efectivo , debe realizarse un inventariado de los pozos de agua, con sus características físicas y técnicas y con las necesidades para su consolidación. Pasarán a formar parte de la Ruta del Agua que trata de demostrar la importancia del agua como eje vertebrador de la vida del municipio durante siglos, como herramienta fundamental para permitir los cultivos agrícolas así como motor económico y social.

Los pozos de agua, que hoy en día aún se pueden localizar, están esparcidos por la zona de influencia fluvial. Su presencia permitirá ser el hilo conductor para explicar a los visitantes su función y los rasgos fundamentales que explican el origen. Además, también se han protegido conjuntos históricos como el bunker del barranco de la Cabrassia, el Puente Viejo o el conocido acueducto romano de Porxinos.

El concejal de Economía Circular y Agricultura, José Luis Ramos, explicó que los pozos de huerta «forman parte insoslayable de la historia agrícola de nuestro municipio que se explica a partir de la presencia del río Turia como eje fundamental a partir se construyeron las diversas civilizaciones que pasaron por Ribarroja y, por ello, hay que conservar, proteger y rehabilitar estas construcciones tan queridas».

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*