Henrie Adams: «Me he encontrado tan a gusto en Buñol, que los últimos 25 años han pasado muy rápido»

vicente montó
Buñol
En el 25 aniversario de su primer concierto al frente de la banda sinfónica de la Sociedad Musical «La Artística» de Buñol, Henrie Adams sigue rindiendo al máximo con una de las bandas civiles españolas más reconocidas. Siempre claro en el trato directo y muy exigente en lo profesional, el maestro ha repasado con tucomarca.com este cuarto de siglo junto a «Los Feos».
— PREGUNTA: Si echamos la mirada hacia atrás, ¿Cómo recuerda su primer concierto en el Montecarlo de Buñol ante el público de su sociedad?
— RESPUESTA: Toda aquella etapa la viví con mucho estrés. Te cuento: hace 25 años vinieron a buscarme varios directivos de la sociedad para que protagonizara un concierto como director invitado. Esto fue en febrero. Posteriormente, me dijeron que iba a ser el director titular y que daría mi primer concierto en abril. Por entonces, yo tenía un calendario muy apretado. Además, en el año 1989 aún no estaba casado, por lo que mi mujer no podía estar en el país más que unos meses. En poco tiempo tuve que casarme, venirme a un país del que no conocía la lengua y dejar una vida atrás. Llegamos con mucha ilusión y… hasta hoy.
— ¿Qué diferencias hay entre aquella banda de «La Artística» y la actual?
— En aquella época, la banda estaba integrada mayoritariamente por músicos amateur. La música era para muchos una afición y una distracción. Hoy en día ha cambiado mucho la plantilla. Hay muchos estudiantes que se forman para ser músicos profesionales y el resto ya son profesionales de la música, mayoritariamente. Los músicos amateurs, por desgracia, se han perdido. Aunque el ritmo actual de trabajo en la banda sinfónica es muy alto y exigente, sería muy importante poder recuperar a los músicos aficionados. Son fundamentales en todas las sociedades.
— ¿Imaginaba entonces que este matrimonio artístico iba a durar tanto?
— ¡Qué va! Vine para un año y este matrimonio ha durado 25. Estoy muy satisfecho con el recorrido y con todo el trabajo hecho.
— ¿Qué balance realiza de esta larga etapa al frente de la banda sinfónica?
— Muy bueno. Yo lo destacaría todo: tanto el afecto humano como los grandes amigos y profesionales que he tenido la oportunidad de conocer. Cuado llegué, algunos de los grandes músicos de la banda actual eran unos niños. La progresión ha sido impresionante. También destacaría los premios conseguidos en certámenes como el de Valencia, Altea y Requena, así como el campeonato mundial de bandas. A pesar de que la banda no pudo ir al certamen de la Plaza de Toros durante años, el trabajo fue muy bueno e intenso. Además, hay que recordar que hemos grabado unos 30 discos que ya han quedado para la historia y que han dado a conocer a nivel mundial a «La Artística». Eso también es algo importante. La sociedad, a día de hoy, cuenta con un gran reconocimiento en el extranjero.
— ¿Hay algún momento que recuerde con especial cariño? ¿Y puede citarnos el menos gratificante?
— El menos gratificante que yo recuerdo fue cuando no se nos permitió tocar en el Certamen de Valencia por la colocación de las tarimas. Mucha gente me echó en cara entonces que yo era el culpable, aunque ya se sabe todo lo que pasó. Respecto a los momentos más bonitos, yo me quedo con el año 1993. Si no me equivoco, fue entonces cuando participamos y ganamos el Certamen de Requena, poco después ganamos al «Litro» en el Certamen de Valencia y dos semanas después estuvimos entre los mejores en Holanda. Fueron tres certámenes en un verano. A su vez, ese mismo año de intenso trabajo decidí que para el concierto «Mano a mano» no repetiríamos obra y tocamos la espectacular Sinfonía Alpina. La gente me dijo que estaba loco. Fueron meses de gran trabajo. Muchos aficionados recuerdan aquel «Mano a mano» como el más importante que ha protagonizado la Banda Sinfónica, aunque ha habido otros en los que se ha estado a un nivel espectacular.
— ¿Cuál es la previsión de futuro y qué retos se ha marcado para los próximos años?
— Más que en el futuro, yo me centro en el presente, pues tengo un gran volumen de trabajo. Me centro en el día a día y en preparar un concierto detrás de otro. Mi apuesta es la de programar siempre obras nuevas y de gran nivel. «Los Feos» deben ser pioneros en programación y novedades. Confío en que la clase política nos deje trabajar. Aunque es un tema que ahora no toca, esperaremos a ver qué futuro se propone para las bandas de música en Valencia.
— ¿Es Buñol el lugar ideal para un director de banda?
— No lo sé. Lo que sí que puedo decir es que ha sido el lugar ideal para mí. Si no fuese así, estaría en otro sitio. Me he encontrado tan a gusto, que los últimos 25 años han pasado muy rápido. Parece que fue ayer cuando llegué. Para mí, esta ha sido una etapa inolvidable, ya que tengo muy buenos amigos y aquí es donde ha nacido mi familia. Por otra parte, puedo decir que tengo otra gran familia, la de «Los Feos».
— ¿Qué mensaje le gustaría hacer llegar a músicos y simpatizantes en estos días previos al concierto de su 25 aniversario?
— Me gustaría que pudiéramos celebrar juntos tanto el 25 aniversario de mi primer concierto como el 61 del teatro Montecarlo. Espero que asista al concierto del sábado el mayor número de aficionados y que el próximo «Mano a mano» sea un nuevo éxito. Estoy seguro de que este último será un gran evento. Este año conmemoro mi concierto «Mano a mano» número 26 desde mi llegada a Buñol. Deseo que podamos celebrar todos estos momentos con felicidad y juntos.
— Muchas gracias, maestro.
— Gracias a vosotros.

Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*