La Hoya se confirma como la comarca que más déficit de lluvia acumula en la Comunitat en el actual año hidrológico

Mapa pluviométrico de La Hoya de Buñol-Chiva. tc.c

Mapa pluviométrico de La Hoya de Buñol-Chiva. tc.c
Según adelantó este semanario en su edición impresa, los datos pluviométricos computados en los últimos meses por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a los que ha tenido acceso este semanario deben ponernos en alerta. No en vano, el análisis de las cifras confirma a La Hoya de Buñol-Chiva como la comarca de la Comunidad Valenciana que más déficit de lluvia ha acumulado durante el presente año hidrológico —concretamente desde el 1 de octubre de 2013 al 7 de mayo actual—.
Lo más lógico, siempre según Aemet, es que en los últimos siete meses se hubiese registrado una media comarcal de 402 litros por metro cuadrado, aunque la realidad es que tan sólo se han acumulado 82,5. Es decir, se ha recogido apenas el 20% del agua esperada, por lo que el déficit acumulado es del 80%.
Toda la comarca es deficitaria, aunque los municipios en los que menos ha llovido se ubican más al este (ver mapa). Como ejemplo, apuntar que en Chiva se han acumulado desde el 1 de octubre pasado 60 litros por metro cuadrado, mientras que en Buñol esta cifra sube hasta los 78. Más esperanzador es el dato de la zona de Venta Mina, pues aquí se han registrado 104 litros por metro cuadrado (según los datos de Aemet).
Se da la circunstancia de que este ejercicio hidrológico es uno de los más deficitarios y preocupantes desde que se computan los datos pluviométricos en la comarca (concretamente desde el año 1967).
La consecuencia directa de esta delicada coyuntura es la merma de las reservas de agua tanto para el campo como para el consumo humano, una situación que puede llegar a ser «crítica» este verano si el líquido elemento no hace acto de presencia en La Hoya.

El campo pasa sed
La sequía que está sufriendo el campo en La Hoya de Buñol-Chiva y Turís se está notando de manera considerable en los cultivos de secano. Los principales damnificados son la vid y el olivo, además de algarrobos y otros cultivos minoritarios.
Desde el 1 de octubre, y según los datos facilitados por Aemet, la lluvia registrada en Turís es de 66 litros por metro cuadrado, muy por debajo de las cantidades de agua de un año normal.
Las viñas se encuentran en plena brotación, por lo que los cultivos que no tienen instalado el riego localizado están desarrollándose muy lentamente. Muchos cepos apenas han germinado, por lo que posiblemente muchos de ellos mueran, mientras los otros apenas crecerán sus tallos. Esto acarreará una merma considerable en estas viñas para este ejercicio.
El estrés hídrico que sufren los campos no sólo se va a notar este año, pues también se espera que repercuta en la próxima campaña.
Otro de los cultivos importantes en la zona de secano es la aceituna. El olivo es un árbol que se adapta bien a la falta de agua, pero que este año, y con todo el verano por delante, ya empieza a mostrar los primeros síntomas de sufrimiento. Los olivos se encuentran en plena floración y esta ausencia de lluvia podría provocar la caída de la flor y el mal cuajado, lo que repercutirá en la producción. A su vez, si la sequía persiste, los frutos no se desarrollarán con normalidad.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*