La lluvia y un descenso térmico, como el previsto, aliviarían el estrés hídrico de los cultivos agrícolas

Post també disponible en: Valencià

Aunque estamos en agosto, los agricultores de la comarca Requena-Utiel, esperan las lluvias que se anuncian para los próximos días, como «agua de mayo», un dicho popular muy utilizado en tiempos de sequía.Y es que, todos los cultivos agrícolas de la comarca necesitan la lluvia con urgencia y que esta además, provoque un alivio térmico.

Concretamente en el cultivo de la vid, la sequía provocará una merma global en la comarca,de las cosechas de uvas, estimada en un 30% aproximadamente, que representaría la pérdida  de más de 60 millones de kilos, con respecto a un año normal. Informa, Luis Ibáñez.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*