Opinión. A bocajarro: «Dame pan y llámame tonto», por Jóseh Larrazábal

Post també disponible en: Valencià

El vcf va cuesta abajo y en picado.
Si se quiere evitar el batacazo final, algo que parece inevitable si el dictador asiático no se va pronto del vcf, hay que darle motivos serios para que lo haga.
Se lee por ahí que los jugadores están disgustados por como se ha gestionado el asunto de Paulista.Luego ha surgido lo de Rafa Mir por si no había suficiente.
La Afición se siente engañada y menospreciada (a buenas horas mangas verdes).
Y la prensa se muestra crítica con lo sucedido pero después invita a la afición a llenar Mestalla.
Las plataformas siguen en su lucha contra el dueño del Valencia pero su estrategia no cambia. Llaman a la afición a recibir a los jugadores y animarles durante los partidos.
Baraja se deja la piel porque le interesa hacer currículum y labrarse un futuro como entrenador.
Me pregunto si con esos condicionantes Lim puede tomar la decisión de abandonar el vcf.
¿Tiene motivos para hacerlo?
Miren, el club no es para Lim más que uno de sus múltiples negocios.
Su objetivo en el Valencia no es otro que obtener beneficios con la compra y venta de jugadores.
Si la afición llena Mestalla cada partido ¿creen que le importa lo de las pancartas y los cánticos en su contra?
«A mí dame pan y dime tonto», es lo que debe pensar el asiático.
Si los jugadores y Baraja están disgustados por lo de Paulista pero salen al campo a dejarse la piel cada partido ¿Creen que le importa si están o no disgustados?
«A mí dame pan y dime tonto».
Si las plataformas critican a Lim por su gestión pero luego invitan a la afición a acudir a las puertas de Mestalla para recibir al autobús y vitorear a los jugadores ¿creen que a Lim le preocupan?
«A mí que me den pan y me llamen tonto».
Si las autoridades se presta al juego del gato y el ratón al que les somete Meriton pero no tomán ninguna medida drástica contra el gran dictador Singapurés, ¿Creen que a Lim le preocupan?
Si la prensa es crítica, no todos, pero luego manipula a los aficionados en favor de sus intereses, ¿Creen que le produce algún malestar al chino?
Lim se burla del vcf, de su afición, de los medios, y de los políticos Valencianos y no se irá mientras no se tomen medidas definitivas por parte de todos.
«Denle pan y luego llámenle tonto».
Lim es el emperador del vcf, así se siente y así lo demuestra su gestión en contra de un club, una ciudad y un entorno al que odia.
O nos dejamos de batallita y nos ponemos serios o el emperador singapurés, el señor de la guerra, acabará destruyéndonos, saqueándonos y echando nuestra cenizas al mar.
Sigan sigan dándole pan y llámenle… pues eso.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*