Riba-roja denuncia «suciedad y abandono» del Parc Fluvial del Túria y exige una reunión con la Conselleria de Medio Ambiente

El ayuntamiento pide una actuación urgente para garantizar su preservación.
El ayuntamiento pide una actuación urgente para garantizar su preservación.

Post també disponible en: Valencià

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha denunciado el «estado de abandono y suciedad» que presenta el Parc Fluvial del Túria en el tramo que atraviesa este término municipal desde hace meses y urge a la Conselleria de Medio Ambiente a «una reunión urgente para abordar la necesidad de iniciar una intervención urgente para acondicionar las áreas afectadas y reparar los desperfectos hallados». 

Un informe municipal elaborado por los técnicos del Ayuntamiento de Riba-roja ha detectado numerosos focos de suciedad, basuras y desperfectos a lo largo de los 9’8 kilómetros del Parc Fluvial del Túria que transcurren sobre este término –sobre un total de 27 kilómetros desde el Parque de Cabecera hasta Vilamarxant- y que bordea el curso del río Túria a lo largo de una vía destinada a uso ciclista y peatonal.

El Ayuntamiento de Riba-roja ha exigido una reunión urgente con la Conselleria de Medio Ambiente para analizar la situación que atraviesa este tramo del Túria y ha avanzado que convocará la junta de la Asociación de Municipios Vinculados al Parque Natural del Túria –presidida por el alcalde Robert Raga- para unificar criterios de actuación a la vista de los hechos descritos en el informe municipal.  

El estudio del consistorio describe de forma pormenorizada la situación que presentan actualmente los siete tramos en los que están divididos los cerca de 10 kilómetros de longitud, en especial las siete pasarelas que sirven para cruzar el río Túria en cada tramo y se centra en los inconvenientes que supone el abandono para los usuarios del parque y para los vehículos de mantenimiento y emergencia. 

De hecho, en el tramo que discurre entre Els Pous y la Presa el camino de acceso se halla en muy mal estado debido a la erosión por la lluvia, lo que dificulta notablemente el paso de los vehículos de mantenimiento y emergencia, además de que la cadena que impide el acceso de otro tipo de automóviles ha desparecido y deja expedido el camino en un área invadida por la presencia de las cañas.

La presencia de basuras, residuos sólidos, botellas, latas, colchones o sillas es habitual en alguno de los tramos estudiados que suponen no solo una agresión sobre el medio ambiente sino también un peligro en el caso de un posible incendio en la zona, a la que cabe añadir una proliferación exagerada de cañas y una invasión de las ramas de los árboles en los caminos que transcurren por el interior. Es el caso del tramo comprendido en Els Pous-Edar Camp de Túria II, cuya única entrada es a través de la finca de la Vallesa de Mandor.

En estos tramos también existen numerosos desperfectos en las mismas traviesas que conforman los puentes colgantes de cada tramo y el consiguiente peligro que supone para los usuarios –ciclistas y peatones- que atraviesan a diario y en especial los fines de semana los parajes que unen el Parque de Cabecera de Valencia hasta la localidad de Vilamarxant, con cerca de 27 kilómetros de longitud. 

Sin embargo, es en el tramo más extenso en Edar Camp de Túria-Masía de Traver donde se acentúan los problemas con deficiencias en las señales de acceso –con pintadas o tumbadas- a pesar de que es la única zona donde se restringe el paso de vehículos a motor, además de caminos de tierra muy erosionados y peligrosos para los ciclistas que lo atraviesan. 

Finalmente, cabe señalar el último tramo entre la Explanada y el Motor Mas del Conde en cuyo interior abundan una vegetación desmesurada que invade el camino de paso de los visitantes al tiempo que los cuatro accesos de emergencia existentes permiten la presencia de un elevado número de vehículos no autorizados en la época de verano. La pasarela de madera de este tramo está rodeada de la vegetación autóctona que, en caso de incendio, haría peligrar su estructura. 

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, ha subrayado el estado de “urgencia” que presenta el parque fluvial “por el abandono desde hace meses que ha hecho crecer la vegetación sin ningún tipo de control y por la falta de actuación de la Conselleria de Medioa Ambiente a la que le corresponde, por ello es necesario que entre todas las partes implicadas se pongan a trabajar para garantizar esta joya ambiental que nos rodea”. 

Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner
Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*