Un vecino de Benifaió realiza un enorme mosaico sobre la Procesión del Fuego

El vecino de Benifaió Álvaro Martínez ha finalizado ya su segunda gran obra dedicada a las fiestas locales. Si hace dos años fue noticia por confeccionar a través de más de 1.500 pequeñas piezas la fiesta grande de Algemesí con la Muixeranga como protagonista ahora le ha tocado el turno a las fiestas de su pueblo, Benifaió.

La tradicional y participativa procesión del fuego en honor a la Divina Aurora que cada noche del 20 de agosto recorre las calles de Benifaió tiene ya su cartel artesanal a través de las manos de este artista autodidacta. La alcaldesa en funciones Amparo Arcís y la edil de cultura en funciones Merche Gómez han visitado la obra ya finalizada.

En esta ocasión supera las piezas del anterior mosaico, “más de 2.000 piezas y año y medio de trabajo para poder tener por fin este mosaico” destaca Álvaro en su propio taller donde todo está envuelto de arte, imaginación y esbozos de ideas que ahora ya tienen una imagen real.

Álvaro decidió realizar este homenaje a una de las procesiones más emblemáticas de Benifaió “ya que hace unos años celebré junto a mis amigos nuestro 50 aniversario como clavarios de la divina aurora y que mejor que dedicar el retablo a esta fiesta en al que han participado miles de jóvenes de Benifaió durante décadas”.

La obra sobre esta fiesta de Benifaió está compuesta por miles de diminutas piezas, las más grandes no superan los 5 centímetros que se posicionan a lo largo del 1,70 metros de altura y el 1,20 metros de anchura que mide al completo la obra. El conjunto refleja el protagonismo de la pólvora y el fuego en la entrada de la imagen de la Divina Aurora a la Plaza Mayor respaldada por sus clavarios. Un momento culminante en las fiestas patronales del municipio ante la presencia de numerosos vecinos.

Álvaro es padre de cuatro hijos y esta casado con Amelia Ferrís natural de Algemesí.
Fue gerente de Romynox una empresa de diseño de muebles de baño. Su prodigiosa imaginación le convirtió en ganador por tres veces de Cerisama, un prestigioso certamen europeo de diseño. Ahora su ingenio y creatividad, aplicado a este laborioso trabajo, le proporcionan el sincero reconocimiento de los que ven sus obras.
Al preguntarle por el valor de sus obras manifiesta sin duda alguna:“Yo no las vendo ni las regalo. Tienen un valor sentimental incalculable por eso las guardo por casa y pasaran a mis hijos”.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*