El Hospital de Manises pone en marcha un nuevo circuito de atención urgente para pacientes frágiles

Post també disponible en: Valencià

Este innovador sistema de triaje servirá para dar prioridad en la atención a los pacientes más vulnerables: personas mayores, pacientes con pronóstico de vida limitado o personas con deterioro físico y cognitivo, entre otras

El objetivo del circuito es reducir tiempos de espera que puedan derivar en complicaciones innecesarias, aumentar la seguridad clínica y evitar situaciones de riesgo y estrés para pacientes frágiles

Otra de las prioridades es humanizar la atención al paciente, creando espacios seguros para el descanso durante la atención médica y favoreciendo la presencia de familiares o acompañantes

El servicio de Urgencias del Hospital de Manises ha puesto en marcha un nuevo circuito de atención urgente adaptado al paciente frágil, del que se podrán beneficiar las personas mayores, pacientes con pronóstico de vida limitado o personas con un importante deterioro físico y cognitivo, entre otras. El objetivo es agilizar la atención médica a este colectivo, y así evitar complicaciones derivadas de su visita a Urgencias, como riesgos de caída, situaciones de estrés innecesario, desorientación, medicación extra, sedación o estancias prolongadas. 

Concretamente, el Hospital de Manises implementará este nuevo circuito de atención urgente al paciente frágil a través del triaje, de manera que los pacientes se someterán a una evaluación nada más llegar al centro médico y, en caso de ser catalogados como paciente frágil, recibirán preferencia sobre otras personas de su misma prioridad asistencial. “El objetivo es optimizar la calidad de atención al paciente, evitar complicaciones incidentales, aumentar la seguridad clínica y detectar precozmente cualquier posible riesgo, como los síndromes geriátricos”, ha explicado la doctora Rosa Ruiz Querol, jefa del servicio de Urgencias. 

Además, este circuito potenciará el acompañamiento de familiares o cuidadores a las personas catalogadas como paciente frágil, para humanizar al máximo la experiencia de acudir a Urgencias. “El triaje es un punto esencial de la atención en Urgencias, ya que asigna un nivel de prioridad al paciente acorde a su condición. Sin embargo, el enfoque tradicional del triaje responde a la lógica ‘un paciente-una enfermedad’, cuando la realidad puede ser mucho más compleja”, ha detallado Ruiz Querol. 

Por ello, este nuevo circuito que ha implantado el Hospital de Manises busca atender las particularidades de cada paciente desde un punto de vista multidimensional, teniendo en cuenta factores físicos, psicológicos y sociales para facilitar la experiencia del paciente y evitar riesgos. “Si no se tienen en cuenta todos estos factores, podemos correr el riesgo de un infratriaje que luego conlleva retrasos inapropiados en la atención, complicaciones que llevan a estancias hospitalarias prolongadas que se podrían haber evitado, o incluso experiencias negativas como delirios, estrés, necesidad de sedación o inmovilización, entre otras muchas cosas”, ha señalado.

Un 26,7% de pacientes frágiles en 2023

En lo que llevamos de 2023, el 26,7% de las atenciones de Urgencias en el Hospital de Manises corresponden a pacientes mayores de 70 años. “El aumento de la atención a las personas mayores supone un reto muy importante para los sistemas de triaje, y tenemos que adaptarnos a esta realidad”, ha explicado Ruiz Querol. “Hay factores como la edad, la vulnerabilidad o la fragilidad que influyen directamente en el diagnóstico y en la aparición de complicaciones, y se deben tener en cuenta”, ha continuado en este sentido.

“Por ejemplo, las personas mayores pueden presentar muchas peculiaridades, como cambios fisiológicos que obligan a interpretar los signos vitales de otra manera, síntomas atípicos de la enfermedad, o complicaciones derivadas de su medicación previa”, ha indicado, al tiempo que ha explicado que también existen otros factores como los problemas cognitivos, que dificultan la participación del paciente en el diagnóstico o la correcta explicación de los síntomas. Por ello, Ruiz Querol considera esencial agilizar la atención del colectivo.

Humanizar la experiencia

Otro de los objetivos principales del circuito de atención urgente al paciente frágil es hacer la experiencia más amable y humana, para evitar situaciones de estrés innecesario que luego pueden derivar en complicaciones médicas. Una de las principales patas es evitar situaciones de aislamiento social, favoreciendo siempre el acompañamiento del paciente o la presencia de familiares y cuidadores durante el tiempo que dure la atención médica.

En este sentido, el nuevo circuito facilita que el familiar o acompañante pueda estar en el área de observación con el paciente, para ayudar con los movimientos y los traslados, favorecer la estimulación cognitiva y ofrecer apoyo emocional. Además, el circuito busca evitar en la medida de lo posible la sedación o la inmovilización del paciente, siempre que sea posible, y se basa en la creación de espacios seguros en los que el paciente pueda descansar sin estímulos o ruidos innecesarios. 

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*