Sofía Tarazón presenta su novela sobre la primera escuela mixta y gratuita en España

Post també disponible en: Valencià

El salón de plenos del Ayuntamiento de Cheste acogió el pasado jueves 21 de octubre, la presentación de la primera novela histórica de la autora Sofía Tarazón Arenas (Valencia, 1990).

Bajo el título La jugada maestra, el libro relata la historia de una familia malagueña que abrió la primera escuela gratuita para niñas en el año 1783. Una novela que mezcla historia y ficción remontándose al siglo XVIII, cuando las ideas de la Ilustración llegaban a la localidad malagueña de Macharaviaya (Málaga), donde se desarrolló un proyecto educativo pionero en España, coincidiendo con la apertura de la fábrica de Naipes de la zona.

El acto contó con las intervenciones de la concejala de Cultura, Mª Ángeles Llorente, y de la maestra Rosa Casadó, actualmente en activo en el CEIP Giner de los Ríos de Cheste, quienes se encargaron de presentar a la escritora del libro. “Sofía se dedica a la gestión deportiva desde 2016, pero compagina su profesión con su pasión por la literatura y llevaba años soñando con dar vida a su primera novela histórica. Dice que sacar a la luz hechos poco conocidos le apasiona y ya está preparando su segundo libro”, anunciaba la concejala. “El tema principal de La jugada maestra es el primer acceso de la educación de las mujeres. Las protagonistas de la novela se apoyan entre ellas creando una red de sororidad con la que cambiar su situación y la del resto de las mujeres y narra la historia de la primera escuela pública, mixta y gratuita que hubo en España, donde por primera vez se premiaba a las mujeres e incluso se les becaba”. 

“Mi relación con Sofía viene del ámbito deportivo en Utiel y cuando me contó que había escrito este libro fue una sorpresa para mí. Además, se trata de una novela que nos habla sobre la importancia de la educación de la mujer y de la educación pública, mixta y gratuita, pilares que considero muy importantes. Quiero destacar su valentía para cultivar esa inquietud literaria que llevaba dentro: todas las personas tenemos sueños y expectativas, pero solo algunas se atreven a intentarlo y Sofía es una de ellas”, afirmaba Rosa Casadó.

Por su parte, Tarazón se mostró muy agradecida con el Ayuntamiento por mostrar sus puertas abiertas para presentar el libro y compartió su experiencia como escritora con mucho entusiasmo, dando cabida a un coloquio con el público acerca de educación, cultura, mujer e historia. “La idea de escribir La jugada maestra comenzó hace cuatro años y ha sido un largo proceso de escritura y documentación. La historia de Macharaviaya es preciosa y la verdad es que yo llegué a ella por casualidad. Sabía que quería hablar sobre el primer acceso de la mujer a la educación y ya tenía en mi mente algunas tramas y la configuración de varios personajes, pero en un primera búsqueda solo encontré referencias en Francia y me quedé muy despagada, así que aparqué un poco la idea. Pero, casualmente, llegó a mí una entrevista de un historiador que daba visibilidad a que su pueblo, Macharaviaya, tuvo la primera escuela pública, mixta y gratuita y entonces se abrió ante mí la apasionante historia de este lugar y retomé la idea de escribir la novela”, declaraba la autora.

Según relata en el libro, en el siglo XVIII todos los colegios estaban en manos de órdenes religiosas, sin embargo el colegio de Macharaviaya estuvo desvinculado de la iglesia. “En esa época había colegios para niñas pero sus enseñanzas se centraban en lo que se llamaba tareas mujeriles. En Macharaviaya es curioso que el director de la escuela fuera Miguel de Gálvez, la escuela se mantenía con las aportaciones de su familia y de una fundación integrada por los agricultores del pueblo. La familia Gálvez estaba conformada por cuatro hermanos que, pese a su origen humilde, llegaron a ocupar altos cargos; gracias a sus contactos se abrió en el pueblo la fábrica de Naipes que exportaba a Las Indias, a la vez que fundaron la escuela que protagoniza el libro. Con todo esto, la población de Macharaviaya creció muchísimo llegando a ser conocida como ‘la pequeña Madrid’, aunque en la actualidad vuelve a ser un pequeño pueblo de 500 habitantes”, explicaba Tarazón. “En este contexto histórico he querido contar una historia de amistad utilizando a los personajes de María Rosa Gálvez, a la maestra de la villa y a un sacerdote”.

Para cerrar el acto se abrió la venta de ejemplares de la novela, dedicados por la autora.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*