El Ayuntamiento de Buñol celebra un pleno extraordinario monográfico sobre el derrumbe de la calle Moratín

Post també disponible en: Valencià

El Ayuntamiento de Buñol celebró ayer un pleno extraordinario monográfico sobre la situación de la calle Moratín tras el derrumbe de un muro del pasado 31 de agosto que obligó a desalojar a los vecinos de seis casas.

La alcaldesa de Buñol, Juncal Carrascosa, explicó la cronología de todo lo sucedido, de cada medida técnica, de reuniones con otras administraciones para solicitar ayudas y de la ayuda prestada día a día a los vecinos.

Juncal Carrascosa insistió en que el ayuntamiento “ha puesto todos sus medios desde el primer minuto, de los técnicos, de la brigada y de la policía local, y después de todo el área de contratación para llevar a cabo las obras necesarias por urgencia”. Explicó cómo se realojó a los vecinos, las reuniones e informes que se han elevado a Diputación de Valencia, Generalitat Valenciana y Gobierno de España para solicitar la ayuda económica necesaria para afrontar las obras.

La alcaldesa relató cada paso dado por arquitectos, ingenieros, técnicos de riesgos geológicos de la Diputación y la dirección de obra ya contratada, y anunció que el lunes habrá una nueva reunión de los vecinos en la que participará el ingeniero para informarles de los trabajos que se van a desarrollar.

En el mismo pleno compareció Rafa Pérez, concejal de Urbanismo, quien aseguró que “nadie podía prever que el derrumbe iba a ocurrir”, y explicó de manera gráfica las obras que se van a acometer para asentar el muro, y hacer más amplia la Calle Moratín y eliminar los riesgos de nuevos derrumbes. Serán cerca de 700.000 euros de coste de las obras, unos trabajos que aseguró que “estarán vivos continuamente, en el sentido de que puede haber cambios en cada momento según las circunstancias que se vayan encontrando”.

Juncal Carrascosa anunció una comisión informativa para hacer un seguimiento de todo lo que acontezca, y Rafa Pérez aseguró que se van a pedir los informes técnicos necesarios para saber las causas del derrumbe, que hoy día se desconocen a ciencia cierta.

El Ayuntamiento de Buñol hará una valoración de las viviendas en cuanto se pueda acceder para ver posibles daños estructurales. Las obras durarán en torno a tres meses, la calle pasará de 3,7 metros de ancho a 7,8 metros, y al final de la calle habrá un estrechamiento a los 6,5 metros.

Participación

Tanto la oposición como los vecinos de la Calle Moratín, del castillo y la Asociación de vecinos y amigos del barrio antiguo de Buñol participaron en este pleno dando su opinión, exponiendo sus dudas y peticiones.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*