Opinió: “Requiem por Thelman, un buñolero actor de cine y teatro”, por Juan Simón Lahuerta

Post també disponible en: Castellano

Juan Simón Lahuerta

El pasado día 3 de los corrientes, falleció en Madrid Thelman Barbarrosa Sáez, recién cumplidos los 84 años. Su nombre artístico era “José Thelman”. Pero hagamos un poco de historia sobre la trayectoria de este buñolero, especialmente dirigida a los más jóvenes, que quizá desconocen su existencia, pero también para algunos mayores que, aunque lo conocían, no sabían de su formación y trabajo en el mundo del cine y del teatro.

Como veremos más adelante, Thelman fue un actor muy versátil. Bien es cierto que nunca fue un actor de primera fila, ni conocido del gran público, pero en sus comienzos, ser actor de cine era algo mágico, como estar en el Olimpo. Veamos sus comienzos. 

En la última década de los 50, Thelman lo deja todo y parte hacia Madrid, a la aventura, y lo hace escaso de equipaje y recursos, pero sobrado de entusiasmo. Su meta es hacerse un hueco en el mundo del cine, un mundo desconocido para él. Pero Thelman, cuyo sueño es trabajar en el séptimo arte, no escatimará en ilusión, trabajo y sacrificio. 

Ya instalado en Madrid, en 1957, Thelman se matricula en la Escuela de Arte Dramático y también en el Instituto de Investigaciones Cinematográficas. Mientras cursa estos estudios ingresa como meritorio en los Teatros Español y María Guerrero, haciendo pequeños papeles que le permiten ganar algún dinerito e ir acumulando experiencia en la interpretación sobre un escenario. Tras un paréntesis de inactividad por tener que cumplir el servicio militar, retoma sus actividades alternando trabajo y estudios hasta finalizar estos.

 Thelman se va abriendo paso como actor y en 1961 hace su debut en el cine de la mano del director Ignacio F. Iquino, en su película “Juventud a la intemperie”, en la que hace un destacado papel. Es a partir de ahí, cuando su nombre ya es conocido en el mundo de la interpretación y comienzan a llamarle para películas de distintos géneros. También aparece en capítulos sueltos de algunas series de TVE y participa en la grabación de obras teatrales, algunas de ellas emitidas en el mítico programa Estudio 1, con directores como Miguel Picazo, Guerrero Zamora, Narciso Ibáñez Serrador, Eduardo Marquina  y otros.

Thelman también hizo su gira americana, junto con Miguel Picazo y las hermanas Hurtado (las hijas de Mari Carrillo). Cruzaron el charco rumbo a Estados Unidos y allí representaron con éxito obras teatrales en español, concretamente en Nueva York (Broadway) y en el estado de Nuevo México.

Allá por el año 2000, tras jubilarse, fijó su residencia en Conil de la Frontera (Cádiz). No fue una elección casual, ya que su pareja tenía un apartamento en la playa de dicha localidad. Poco después falleció su pareja y Thelman funda la “Asociación de Amigos del Teatro”, que comienza su andadura con un grupo muy animoso de gente joven. Tal es el éxito que el ayuntamiento decide integrarla en la concejalía de cultura, con una dotación económica y Thelman como profesor. Y es así como Thelman disfruta de esa segunda etapa de su carrera, impartiendo su magisterio a los que empiezan.

Van pasando los años y la salud de Thelman comienza a resentirse, teniendo que renunciar a cualquier tipo de actividad, quedando recluido en su casa y necesitando ayudas externas. La familia lo visita de vez en cuando, pero son 700 kilómetros de distancia y, viéndolo cada vez peor, su hermano Sergio, decide llevarlo a Madrid, a una residencia, con el fin de tenerlo cerca y poder visitarlo a menudo. Y así hasta su fallecimiento, que ya hemos comentado. 

Muy resumido, he aquí el currículum profesional de Thelman: Intervino en el rodaje unas veinte películas, como secundario o coprotagonista; veinte grabaciones de obras de teatro para TVE; veintinueve obras de teatro, en vivo –en este caso repitiendo muchas veces las representaciones–; dirigió otras veinte obras de teatro e interpretó infinidad de entremeses durante ocho años.

Descanse en paz nuestro paisano Thelman, una persona que trabajó muy duro por conseguir un sueño y, cuando lo hizo realidad, siguió trabajando duro hasta que su salud se lo impidió. Dicho en corto, se nos ha ido un gran luchador.

Mi banner

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*